Lunes, 10 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El Vaticano acusa

Por: Daniel Rodríguez

El Vaticano acusa

El Vaticano acusa

“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mateo 22-21). Para muchos estudiosos esta cita bíblica es el origen a la interpretación que se le puede dar al concepto de separación de Iglesia-Estado, que legal y políticamente todas las instituciones del Estado y las diferentes religiones que existen deben de mantener. Dicho de otra manera, teniendo cada uno su autonomía en sus áreas de influencia: Cada quien por su lado y sin interferencias.

Desde que se redactó la Constitución de 1857, México se proclamó como un estado laico, que fue ratificado en las Leyes de Reforma y corroborado en la Constitución de 1917. El Artículo 130 de nuestra Constitución es muy claro: “Limita la participación de sacerdotes...en asuntos políticos”.

Desde el 21 de Septiembre de 1992 cuando se dio el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre México y el Vaticano, a pesar de algunas ‘piedritas en el camino’, la comunicación y respeto entre las dos partes ha sido cordial y respetuosa.

Sin embargo, detalle como el que sucedió el viernes en Aguililla, Michoacán, cuando el obispo de origen italiano Franco Coppola, Nuncio Apostolico, Embajador del Vaticano y representante del Papa Francisco, en la visita que hizo dijo “En Italia sabemos que la mafia florece donde el Estado no está”, al referirse a la ola de violencia que vive el país y especialmente Michoacán. Y para dejar más claro el mensaje arremetió al señalar que “A veces las autoridades NO PUEDEN O NO QUIEREN”. Y para argumentar sus señalamientos, hablo de cuando llegó a México para hacerse cargo de la representación del Vaticano, algunos funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores -en el sexenio de Pena Nieto- se acercaron y pidieron que no hiciera referencia a ese tipo de temas, supuestamente “para no alejar el turismo”. Comentario que pudo haber dejado archivado en su pecho para no mezclar -como lo está haciendo- sus puntos de vista políticos con las ‘recomendaciones’ que representantes del Estado con los que tuvo comunicación.

Nadie se opone a que el representante de la religión de mayor influencia en México -casi 98 millones de los casi 128 millones de mexicanos son católicos- lamente y señale desde el púlpito o en público realidades que todos conocemos y de las que estamos muy conscientes, como pueden ser la violencia y los efectos del narcotráfico -solo por mencionar dos problemas que nos aquejan-, pero muy diferente es ‘señalar con el dedo’ y hacer insinuaciones que rompen con un acuerdo que está establecido en la ley. Hay que promover la salud diplomática, no de la intromisión. Coppola dijo el viernes que su presencia en Michoacán y hablar de los temas -como lo hizo- no debe entenderse como “un desafío al estado”. Sin embargo, pareció lo contrario. Y ahora más, cuandola iglesia enfrenta gravísimos y profundos problemas internos y externamente en el mundo pierde feligreses ante otras manifestaciones religiosas, lo más recomendable es trabajar y limpiar en casa, en lugar de acusar y hacer recomendaciones en un Estado ajeno.

¿Usted, qué opina?.

daniel.rodriguez@dbhub.net 

Temas

Lee También