Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 19 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Diario de un snob

Por: El Duque De Tlaquepaque

Diario de un snob

Diario de un snob

*A 120 años del famosísimo “Adiós de Carrasco”, un pequeño homenaje desde aquí.
*Fue uno de los compositores más brillantes de entre siglos XIX y XX.
*Tapatío al 100%, pero nacido accidentalmente en Sinaloa.
*Su azarosa vida documentada en sus memorias es uno de los más fieles retratos de la Guadalajara porfiriana.

Aun actualmente en que la tecnología y la cibernética ocupan el mayor tiempo de los jóvenes y aun de los no tan jóvenes sigue identificándose una melodía de una cadencia y melancolía realmente excepcionales. Me refiero a la celebérrima pieza que se conoce popularmente como “EL ADIOS DE CARRASCO” interpretada principalmente al piano y, que nos remonta a una época en la que los bisabuelos gozaban (o padecían) de la llamada Paz Porfiriana. Un sencillo músico nacido por accidente en Culiacán, Sinaloa, pero de familias tapatías y en plena época de la efervescencia del aguerrido Tigre del Alica (Manuel Lozada) la madre vuelve a Guadalajara, deja al marido en una de tantas batallas, al cruzar por Tepic da a luz a una pequeña, y así arriba a la capital tapatía, carente de recursos y con solo algunas buenas amistades y otros pocos familiares. De ALFREDO CARRASCO hemos escrito mucho y queda más aun por escribir. Su azarosa vida es un ejemplo de aquello de que “la realidad supera a la ficción” y es gracias al estupendo trabajo de la Maestra LUCERO ENRIQUEZ que se dio a la tarea de recapitular la biografía del músico CARRASCO (1875-1945) y, al que solo se le recuerda por su canción “ADIÓS” compuesta en 1898, pero que en su tiempo y en su adorada Guadalajara tuvo grandísimo reconocimiento como organista, compositor y maestro. Sus memorias salvadas milagrosamente nos permiten conocer un caleidoscopio de personajes, temas y cuadros de la época tan impecablemente escritos como exactos. Y más raro aun el que un compositor haya dedicado valioso tiempo en escribir no solo aspectos de su vida… sino una visión de entre siglos  y de dos ciudades aquella Guadalajara y aquella Cd. de México. La danza para piano ADIÓS se la dedica a su entonces novia LUZ CAMARENA y CASTRO de antiguas familias de ARANDAS una ocasión que esta pasa una temporada larga en “la lejana villa de Zapopan”. El romanticismo de la época, la melancolía  y el talento del joven compositor cuya educación la obtuvo en lo que hoy conocemos como COLEGIO LUIS SILVA, devino en la célebre pieza que fue escrita hace ya 120 años. Al parecer por mera casualidad RAFAEL MORALES se la oye tocar y este manda imprimir 300 ejemplares de lo que llamamos partituras... se vendieron ¡dos! Y una más se la obsequio a un famoso violinista NEPOMUCENO MARTÍNEZ quien tocaba tarde a tarde en el PALACIO DE CRISTAL, aquella pastelería elegantísima que los franceses Hmnos. TIRAN abrieron (en la esq. de la calle del Carmen y San Francisco, justo donde hoy es Juárez y 16 de Septiembre) y que también fueron dueños de otro elegante restaurante de postín como lo fue EL PARAÍSO TERRESTRE, competidores de LA FAMA ITALIANA en una Guadalajara ciertamente más pequeña... pero en alguna forma más auténtica, más mundana, más cosmopolita. En EL PALACIO DE CRISTAL se tocó por vez primera esta pieza y por alguna razón, aquellas elegantes damas de breve cintura y grandes mangas “balloon” tocadas por enormes sombreros y las consabidas boas de plumas que eran “habitues” a fin de ver y dejarse ver pedían y pedían cada vez más la pieza desconocida. Las partituras invendidas las adquirió la famosa CASA WAGNER  por $30 pesos... y, a CARRASCO le pagaron $10 pesos por sus derechos... Vaya forma de explotar a los artistas (entonces como hoy en día) CARRASCO que poseía un gran sentido del humor a pesar de los avatares que la vida le impuso, comentaba que si a JUVENTINO ROSAS autor como todos nuestros lectores saben del más famoso Vals mexicano a nivel mundial como lo es SOBRE LAS OLAS, le pagaron por sus derechos $22 pesos... pues que a él le hubiesen dado por su “ADIOS” $10 finalmente no estaba tan mal. De ambas piezas se vendieron millones de copias en todo el Mundo y tristemente sus autores murieron en desgracia económica... En una ocasión el Canónigo Don LUIS SILVA al calor de un concierto le hizo una observación que resulto toda una premonición... “tu nombre joven maestro no morirá, perdurará en tus obras ya que con tu talento y tu sensibilidad has hecho que nuestras almas se eleven al Creador al solo escuchar tus composiciones...”. Y vaya que resultó totalmente cierto EL ADIÓS DE CARRASCO, como acabó llamándosele, es una de las obras más genuinamente tapatías y mexicanas y por mucho una de las más celebres en la historia de la música de este país. Por suerte una talentosa y joven pianista ROSA MARÍA VALDÉZ  también nacida en Sinaloa pero afincada en esta Guadalajara de unos años a la fecha se ha dado a la enorme labor de grabar muchas de las grandes obras de las que CARRASCO en su tiempo y en su gloria logro un gran reconocimiento. Hoy antes de que se pierdan en los aires del olvido y gracias a esta notable artista hemos podido conocer al piano no solo su “ADIOS”... pero de esto y más en la próxima ¡COOORTE!

Por estas fechas, pero hace ya 120 años (1898), que el gran compositor tapatío Alfredo Carrasco (nacido por accidente en Culiacán, Sin.) compone su famosísima danza para piano “Adiós”, como se le denominaba a cierto género musical de una especial cadencia -y en este caso melancolía- muy en boga en el en el S. XIX. Al paso del tiempo se volvió una de las piezas más conocidas en la historia de la música mexicana, al punto que hasta la fecha se sigue escuchando como “El Adiós de Carrasco”. Aquí el día de su boda con Luz Camarena y Castro en 1901 y, a quien le dedicara la célebre pieza, muy elegantes y circunspectos retratados por Octaviano de la Mora. Y en 1918... Hace 100 años que en busca de mejores oportunidades se marchan a la Cd. de México para nunca más volver, perdiéndose en el anonimato. Guadalajara echa así a un músico excepcional (cuya gran obra apenas si se conoce) más su nombre ha perdurado tal y como un día se lo predijera el canónigo Luis Silva. CORTESÍA / F. Partida

Temas

Lee También

Comentarios