Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 14 de Noviembre 2018
Ideas |

Diario de un snob

Por: El Duque De Tlaquepaque

Diario de un snob

Diario de un snob

*En recuerdo de uno de los más grandes músicos que dio Jalisco.
*Don Clemente Aguirre en el 190 aniversario de su natalicio.
*Su marcha “Ecos de México” se consideró el himno de los tapatíos.
*No se confundan... en Guadalajara jamás se montaron/celebraron altares de muertos.


Guadalajara en un llano y México en una laguna... Así como la canción más celebre del inolvidable JORGE NEGRETE marca territorios... lo mismo sucedió por siglos con usos y costumbres que nada tienen que ver la una con la otra. Me explico, de corto tiempo a la fecha les ha dado en esta ciudad por montar los llamados “Altares de Muertos” que nada nos dice a los tapatíos, siendo, en cambio en la otra capital del “otro Reino”, donde ciertamente estas costumbres pagano-religiosas tuvieron desde épocas precolombinas mucha notoriedad. Para muestra basta darse una vuelta al Museo del Templo Mayor, donde se le rendía un -por cierto- tétrico culto a toda esa transición de una vida a otra (por anotarlo en una forma edulcorada). Si el fin de celebrar el mentado Día de Muertos (con altares incluidos) en esta Guadalajara eminentemente criolla es desterrar la peor o similar festividad de Halloween norteamericano, medio que vale la intención. El día de “Los Fieles Difuntos” en Guadalajara siempre tuvo un rasgo festivo pero no folkloroide y los niños desde épocas inmemoriales esperaban con ansias estas fechas para que se les llevara a la FERIA DE MUÑECOS DE CARTÓN que hasta la fecha se sigue celebrando en la antigua y de tan buenos recuerdos como lo fue la ALAMEDA, hoy conocido como “Parque Morelos”. Muchos años atrás esta feria se instalaba por las calles de Pedro Moreno y de manera más o menos idéntica se siguen expendiendo muñecas, caballitos, cascos “romanos” de cartón con ese característico olor a pegamento, así como una variopinta variedad de dulces y golosinas. Las personas mayores acostumbraban a ir a Misa y a llevar flores al Camposanto en recuerdo de algún ser querido… y basta. Toda esta parafernalia de dizque calaveras con desfile y parque temático incluido no es más que una copia chafa de una tradición del Altiplano... No tenemos por qué adjudicarnos tradiciones que nada tienen que ver con lo nuestro. Caso contrario son los ALTARES DE DOLORES y los NACIMIENTOS en los que Guadalajara se lucía como sucedía con tantas otras tradiciones ya semi olvidadas o de plano extinguida. Y bueno sería recordar a un gran MÚSICO en tierra fértil de MÚSICOS como lo fue Don CLEMENTE AGUIRRE nacido en Ayto. El Chico, Jalisco un 23 de noviembre de 1828 y fallecido un 24 de octubre de 1900. Su talento fue tal que abarco la composición, la dirección de orquesta, de bandas militares, pedagogo. En 1866 formo parte de la Gran Orquesta de Ópera del Teatro Degollado. Entre sus maestros se cuentan Don JESÚS GONZÁLEZ RUBIO Y JOSÉ MA. PÉREZ DE LEÓN, en San Luis Potosí formó la Banda de Música del Estado. Participó en la guerra contra EU en su estadía en Cd. de México en 1844. Viajó por todo el país y de entre su pléyade de alumnos ahora recuerdo al Maestro Don DIEGO ALTAMIRANO, quien con su gran orquesta de baile cubrió toda una gran época en las celebraciones de la aristocracia tapatía. El cenit de Don CLEMENTE AGUIRRE se produjo al componer una maravillosa marcha intitulada ECOS DE MÉXICO y, que contenía una selección de “aires populares” o canciones mexicanas muy en boga cuando casi todo poseía un estilo absolutamente europeizante. Otro compositor por la misma época JULIO ITUARTE lanza una pieza similar, pero la fuerza de las notas y los arreglos de la que don CLEMENTE realizo tuvo tal impacto que se esparció su fama por todo México y aún en el extranjero. En la época a que hacemos referencia (los 1880’s) y hasta los años 1920’s se le consideró como el HIMNO DE LOS JALISCIENSES y por esa ingratitud tan hispana y tan tapatía, tan nuestra, poco o nunca se volvieron a escuchar las notas de ECOS DE MEXICO ni de ninguna otra de su enorme repertorio entre danzas, galopas, valses, mazurcas, habaneras, himnos o música sacra... y todo por un absurdo nacionalismo de pacotilla al considerar a Don CLEMENTE AGUIRRE (igual sucedió con el gran ALFREDO CARRASCO) como exponentes del “Porfiriato” ¡Como si la cultura tuviese que ver con los bandos políticos o con los regímenes en turno! No debiera ser de ningún modo pero pues si aún hoy en día sucede esto... ¿Qué podríamos haber esperado en esa álgida época post revolucionaria? Actualmente  lo que sobran son Salas de Conciertos... restaría desempolvar las obras de AGUIRRE como de CARRASCO y redescubrir a dos grandes compositores tapatíos (de entre muchos más) que merecieron tener una mejor suerte... nunca es tarde para un desagravio,

Memoria. En recuerdo de un gran músico jalisciense, nacido un 23 de noviembre de 1828 y fallecido en octubre 24 de 1900, Don CLEMENTE AGUIRRE cuya obra principal “ECOS DE MÉXICO” alcanzó tal popularidad que se le consideró por más de medio siglo como el Himno Nacional de los tapatíos. Y, por increíble que parezca en esta Guadalajara tan desmemoriada jamás se ha vuelto a escuchar en épocas recientes. La última ocasión lo fue el tal vez primer centenario del glorioso TEATRO DEGOLLADO en 1966. Un recuerdo a la memoria de uno de los más grandes músicos que ha dado nuestra tierra a los 190 años de su natalicio y 118 de su deceso.

Temas

Lee También

Comentarios