Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 13 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Desaparecer en Jalisco

Por: Gabriela Aguilar

Desaparecer en Jalisco

Desaparecer en Jalisco

Según la Comisión Estatal de Derechos Humanos, en los últimos cinco años han desaparecido poco más de 14 mil personas en Jalisco. Lo anterior equivale a decir que —en promedio— ocho jaliscienses parecen evaporarse cada día sin rastro aparente. Este ha sido el gran elefante rosa que espera en la sala del gobierno actual. Es imposible continuar fingiendo que no existe. ¿Dónde están los que nos faltan?

El discurso-justificación de las autoridades de que muchas de estas desapariciones son autoría de bandas criminales, se agotó. Estos días hemos sido testigos de una sociedad cansada de escuchar pretextos.

El tiempo sigue corriendo desde el miércoles 21 de marzo: el día en el que desaparecieron Javier Salomón Aceves, Jesús Daniel Díaz y Marco García. Los tres estudiantes del CAAV de los que seguimos sin saber nada. Su ausencia volvió a poner el dedo en la herida que no cierra en este país. Otra vez son jóvenes estudiantes quienes pagan los platos rotos. Nos conmociona pensar que probablemente los muchachos estaban haciendo la tarea en un día como cualquier otro y que ahí fue donde los levantó un grupo de seis u ocho hombres armados. Desde entonces es como si se los hubiera tragado la tierra.

Duele pensar que esa es la apatía de nuestras autoridades, pero no podemos contagiarnos. Ahora más que nunca tenemos que ser solidarios

La presión de la sociedad civil fue tan insistente que al gobierno no le quedó de otra más que pronunciarse (tarde) al respecto. Ofrecieron una recompensa de un millón de pesos a cambio de información. Eso costará la ineficacia. Pero ¿qué pasa con los otros que tampoco regresan y con las familias a los que les han dado largas para no responder? Esos números son personas. Tienen nombres y seres queridos que se quedaron a la espera. “No somos tres, somos todos”. Y sí, nada es más cierto que eso. En medio de la delincuencia, la impunidad y la indiferencia de nuestras autoridades, cualquiera de nosotros podría ser el siguiente que no regresa y que se queda olvidado en algún archivero.

Las protestas no han cesado: en la calle, en las escuelas, en redes sociales. Cuatro mil personas se dieron cita para marchar hasta la Glorieta de los Niños Héroes. Desde quienes están cansados de la violencia, hasta los familiares que han tenido que emplear recursos propios para buscar cuando nuestras autoridades se han rendido.

Pensar que las desapariciones solo le ocurren a quienes andan en malos pasos es contarnos una mentira peligrosa. Si ellos quieren dejar que el tiempo pase, nosotros no vamos a permitirlo. Recuerdo a quien fuera procurador General de la República, Jesús Murillo Karam quien declaró que “ya se había cansado” cuando ocurrió lo de Ayotzinapa. Duele pensar que esa es la apatía de nuestras autoridades, pero no podemos contagiarnos. Ahora más que nunca tenemos que ser solidarios, cerrar filas, seguir buscando. 

(puntociego@mail.com)

Temas

Lee También

Comentarios