Sábado, 24 de Octubre 2020

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Dau, el ingeniero y el político

Por: Diego Petersen

Dau, el ingeniero y el político

Dau, el ingeniero y el político

Ingeniero y empresario desde que se levantaba hasta que se dormía, Enrique Dau Flores tuvo dos grandes pasiones en su vida: la política y la ciudad. Una mezcla explosiva de estas dos pasiones marcó su vida personal y política. El ingeniero, así a secas, como se le conocía en el mundo empresarial y de la grilla, murió ayer a los 83 años víctima de un infarto.

Enrique Dau es conocido y recordado por ser el presidente municipal en el momento de las explosiones del sector Reforma. Nunca estuvo claro el delito por el que fue a la cárcel en aquellos aciagos días: como alcalde de Guadalajara se le atribuyó una responsabilidad política por lo sucedido. No busquen el delito en el código penal, no existe: fue una decisión política tomada por el presidente Carlos Salinas operada por un obediente procurador, Ignacio Morales Lechuga. Así se la comunicaron; así la asumió. Su encarcelamiento fue profundamente injusto e ilegal, pero acorde a los tiempos de un sistema político entonces ya en decadencia y del que él fue en su momento beneficiario y posteriormente víctima. Nunca se quejó públicamente de su detención arbitraria ni renegó de su partido, el PRI, en el que militó hasta el final de sus días. El paso por la cárcel no lo amargó, por el contrario, lo hizo más sensible y sereno. Su mirada cambió, literal y metafóricamente.

El mayor aporte fue su idea de metropolización, que irrumpió por primera vez en la política en la campaña a la presidencia municipal en 1992

Guadalajara le debe mucho a Enrique Dau Flores como impulsor de instituciones y soluciones técnicas a problemas concretos de la ciudad. Algunas cuestionadas y debatibles, otras muy acertadas y otras más que en su momento fueron desechadas y vapuleadas revivieron con el tiempo, como es el caso del sistema de bombeo del Purgatorio para la utilización de las aguas del río Verde para Guadalajara. Su mente ingenieril estaba siempre pensando cómo enfrentar los problemas de la ciudad, aventuraba salidas, imaginaba soluciones: fueran viales, hidráulicas, energéticas o de seguridad.

Pero el mayor aporte, quizá el menos conocido y reconocido, fue su idea de metropolización, un concepto que estaba ya en los académicos y urbanistas tapatíos en los años ochenta pero que irrumpió por primera vez en la política en la campaña de Enrique Dau a la presidencia municipal en 1992 con un ambicioso y visionario proyecto de ciudad. No tuvo tiempo de aplicar sus ideas en aquel momento, pues su paso por la alcaldía duró escasos 24 días, pero desde otras trincheras, fueran ciudadanas o en otros encargos políticos, como jefe de gabinete de Aristóteles Sandoval, fue uno de los grandes promotores de las soluciones metropolitanas.

Descanse en paz, ingeniero.

diego.petersen@informador.com.mx
 

Temas

Lee También