Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Contrastes

Por: Oralia O.

Contrastes

Contrastes

Fue el sábado 5 de enero cuando el equipo del Atlas dio avisos de lo que sería el torneo, o eso pareció cuando tres días después hiló dos partidos sin derrota, primero ante Gallos del Querétaro y luego contra Pumas de la UNAM. Inició el año de manera perfecta, ganando en Liga y en Copa. Si bien para cualquier equipo la obligación debería ser siempre la de vencer, la historia del conjunto rojinegro impide aplicar esta idea y por eso, más de alguno vaticinó mejoría e incluso, olvidando justamente esa historia, se imaginó situaciones que las malas decisiones han impedido por 67 años y contando. Ya hasta los veían campeones.

Claro, no está prohibido ilusionarse, después de todo, la ambición de todo seguidor del futbol es justamente la de ver a su equipo tomando el mando y la corona. Empero, para el caso de la muchedumbre atlista se ha vuelto una especie de castigo expresar, sobre todo en redes sociales, que al cabo de tantos años se sigue anhelando la gloria, esa que ya hasta tres generaciones ni siquiera imagina. Pero por otro lado sí está permitido seguir alentando en la grada, recibiendo al equipo con banderas, fuegos artificiales y mucha alegría, achicando a las barras rivales en cada debut en casa, aunque le toque la mala (o buena) suerte de estrenarse ante su gente frente al más reciente rey.

El viernes pasado sirvió para que el gentío acudiera a depositar su fe ciega en el grupo otra vez renovado y a decir de muchos, con mejores ánimos en la nueva competencia, pero el resultado al cabo fue adverso y por dos errores propios mantuvo la euforia de iniciar con el pie derecho lejos de donde se esperaba; lo bueno, la magistral pincelada de un recién llegado Osvaldo Martínez impidió que el grito se quedara ahogado en las gargantas de quienes abarrotaron la tribuna.

El Atlas perdió y las esperanzas aquellas se tambalearon. Pero la alegría se dio a la mañana siguiente cuando de forma inteligente el conjunto de las Margaritas se impuso por primera vez al representativo del Rebaño en la categoría femenil y se llevó el Clásico Tapatío. Con dos sendos golazos, los atlistas que sí decidieron ir a alentarlas pudieron estallar en júbilo en la cancha del Alfredo “Pistache” Torres lo que en el Monumental Estadio Jalisco quedó para la otra.

Los contrastes entre uno y otro encuentro, ante dos rivales siempre complicados se evidenciaron. Unos con titubeos ante un golpe de realidad; las otras, con claras intenciones de modificar lo que para algunos está escrito. La apuesta por la continuidad venció sobre los nuevos inventos... o las improvisaciones.
 

Temas

Lee También

Comentarios