Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 11 de Noviembre 2019
Ideas |

Congreso voraz

Por: Jaime Barrera

Congreso voraz

Congreso voraz

Las promesas de austeridad que estuvieron entre las buenas intenciones que las y los coordinadoes parlamentarios de las siete fuerzas políticas (MC, PAN, Morena, PRI, PRD, PT, Verde) pronunciaron hace casi un año que inició la Legislatura LXII, parece que ya quedaron en el olvido.

Lejos de buscar reducir gastos que los saquen del grupo de los congresos locales más caros del país, esta semana se han autorizado nuevos apoyos económicos a las y los diputados para sumarlos a los 109 mil pesos que tienen como dieta mensual.

Si bien las dos pasadas Legislaturas lograron redireccionar en algo la agenda del Congreso y dejaron a un lado los escándalos de corrupción y despilfarro que tanto desprestigiaron la figura del diputado, como cuando tomaron la decisión de desaparecer cuentas secretas y el cierre de las casas de enlace en las que se gastaba en muchas cosas que nada tenían que ver con la actividad leguslativa, hoy con el regreso de los “apoyos” a las y los legisladores se arriesgan a que vuelva aquella imagen de un Congreso voraz.

Y es que pese a que en el presupuesto inicial del Poder Legislativo para este año no estaban contemplados recursos para pagar los informes de actividades de los diputados locales, esta semana los coordinadores parlamentarios decidieron de un plumazo en la Junta de Coordinación Política instruir a la Secretaría General tomar de la partida autorizada para la organización de foros para apoyar los informes del primer año de trabajo de los diputados, sin definir montos.

Pero no sólo eso. También autorizaron otorgar recursos para los traslados de los diputados que representan a distritos que están fuera del Área Metropolitana de Guadalajara. Tampoco han especificado las cantidades.

Estos nuevos “apoyos” consolidarán al Congreso de Jalisco como uno de las más ineficientes del país a juzgar por el costo por diputado. Esto ya lo consignaba el estudio Informe Legislativo 2018 que elabora el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) cuando colocó al Poder Legislativo local con la tercera nómina más obesa comparada con otros Congresos del país y el quinto más costoso de México, con una nómina de 943 empleados cuando el promedio es de 441 empleados por Congreso. Ese mismo estudio reveló que el costo de cada uno de las entonces 39 diputadas y diputados locales fue mayor que el de los federales. Partiendo de que el presupuesto del Congreso en el 2018 fue de 704.4 millones de pesos, cada legislador jalisciense costó 18 millones de pesos, mientras que en cada una de las y los 500 diputados federales se erogaron 16.8 millones.

El regreso de los “apoyos”, pues, hace incumplir las promesas no sólo de austeridad sino de erradicar las prácticas de opacidad y hermetismo en su ejercicio presupuestal. Están a tiempo de corregir.

jbarrera4r@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios