Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 14 de Diciembre 2019
Ideas |

Conferencias taurinas. Toreros de dinastía

Por: Patricio Fernández Cortina

Conferencias taurinas. Toreros de dinastía

Conferencias taurinas. Toreros de dinastía

El pasado jueves 31 de octubre de 2019 se llevó a cabo la cuarta de las conferencias taurinas organizadas por Tauromaquia Mexicana, Capítulo Jalisco, en la Cámara de Comercio. La charla fue impartida por tres toreros de dinastía, pertenecientes a familias que han estado relacionadas con el mundo del toro bravo, y los tres descendientes de toreros. La velada fue moderada Roberto Guerrero, una voz inconfundible del mundo de los deportes y de la fiesta brava.

Fermín Espinosa contó que toda su vida ha estado rodeada de toros. Al ser nieto de torero, hijo del maestro Fermín Espinosa “Armillita Chico”, sin duda uno de los mejores toreros que ha dado el mundo, y padre del joven matador de toros Fermín Espinosa “Armillita IV”, da cuenta de la verdad histórica de un hombre lleno de toros. Recordó con nostalgia el mano a mano que sostuvo con su hermano Miguel, al festejarse el centenario de la dinastía Armilla en el año de 1988, en Aguascalientes, donde él cortó tres orejas y un rabo a los toros de Fernando de la Mora, y su hermano se fue en blanco.

José Antonio Ramírez “El Capitán”, hombre de garbo sencillo y natural, es hijo del matador de toros Alfonso Ramírez “El Calesero”, aquel torero que se distinguía por el excelso manejo del capote. Habló del honor y el privilegio de ser el hijo de un torero, y en especial de haber vivido en el mundo de “El Calesero”, de los espejos, las vivencias y la gente de la que se rodeaba su padre. Recordó la tarde en la que, de novillero, toreó al novillo “Pelotero”, cuando “El Pana” se tiró de espontáneo y al final de la lidia le dijo: “mira ‘Capitán’, a ese novillo tú lo habrás toreado, pero te lo descubrí yo”. Dijo que “… ser torero no es adrenalina ni miedo; es un estado indescifrable, poner el alma y el cuerpo entero. Sólo toreando se sabe lo que es en esencia torear, es algo que nadie sabe, que no se puede explicar”. Con gracia contó que a él le fallaba el oído, y que por eso cuando le gritaban “corre la mano”, él entendía ¡córrele mano! Fueron gratas sus palabras, como grata es su persona.

Lorenzo Garza Gaona, nada más y nada menos nieto de Lorenzo Garza y bisnieto de Rodolfo Gaona. Sangre torera por los cuatro costados. Habló de la rivalidad de su abuelo, “El ave de las tempestades”, con Luis Castro “El Soldado”, quienes llenaban las plazas en España. Contó que Lorenzo Garza decidió hacerse torero luego de haber leído en un periódico, en una peluquería, lo que cobraba Gaona antes de su retiro. El linaje de esos dos grandes toreros convergería, años después, en la sangre de un torero: Lorenzo Garza Gaona.

Temas

Lee También