Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 18 de Agosto 2018

Ideas

Ideas |

Cadenza

Por: Eduardo Escoto

Cadenza

Cadenza

El Informador presentaba en 2007 el suplemento “Tapatío cultural”, espacio de expresión que, como indica su nombre, tenía por finalidad incidir en la comprensión de la identidad cultural de la ciudad. La periodista Ana Guerrerosantos dirigía el proyecto y de ella recibí la oportunidad de colaborar con temas de apreciación y divulgación de la música formal. Posteriormente, iniciando 2012, comencé a escribir la columna “Nota de paso” por invitación del entonces editor de la sección “Artes”, Eduardo Castañeda.

Ambas ocasiones las entendí como retos importantes, pues comprendía la trascendencia de la letra impresa, la  seriedad exigida y el correspondiente compromiso adquirido con la casa editorial y con los lectores. Me planteé entonces abordar aquellos desafíos con humildad y, sobre todo, con un alto nivel de auto exigencia.

Dicha exigencia debía ser capaz de responder al pasado y al futuro, es decir, mis participaciones no debían desentonar con el nivel alcanzado por aquellos que de manera diligente escribieron antes en estas páginas sobre los temas mencionados. Y por otro lado habría que aspirar a que dichos textos pudieran ser vistos en un futuro —lejano o cercano— como piezas que con alguna dignidad o consistencia interpretaron, preservaron o incidieron atinadamente en el contexto cultural al que se debieron.

Ese es el nivel de compromiso que se adquiere con la escritura si se recuerda que, finalmente, la tinta que contiene las ideas vertidas no va a desvanecerse.

Lo que inevitablemente se transforma es el propio autor, cuyas preferencias, intereses, capacidad, estilo, etc. deberían de encontrarse en constante perfeccionamiento. No se puede pretender aplicar el sentido crítico exclusivamente a los hechos externos, lo cual sería cómodo a la vez que egocéntrico; la revisión constante debe empezar en uno mismo. Por ello, colaborar en un medio como éste representa una oportunidad única para mantenerse alerta ante posibles anquilosamientos.

No obstante, este tipo de espacios tienen generalmente un carácter transitorio, aún más en los tiempos que corren. Así, el día de hoy presento a los lectores la última entrega de esta columna, agradeciendo enormemente la atención, opiniones, interés o debate de los que hayan podido ser objeto las diferentes entregas. Quiero agradecer igualmente —además de los editores ya mencionados— a Aurora Martín y a Ana Rodríguez, encargada esta última de esa misma función en la etapa actual.

Ojalá que los periódicos no sucumban al interés de mercado como único móvil, con lo que la prensa terminaría enterrando su función como espacio para las ideas y el análisis.

Me reitero a disposición de los lectores en la dirección: escotorobledo@gmail.com.

Ars longa, Vita brevis.

Temas

Lee También

Comentarios