Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

Buen Candidato, ¿Pésimo Partido?

Buen Candidato, ¿Pésimo Partido?

Buen Candidato, ¿Pésimo Partido?

Pienso en los priistas jóvenes. Esos que buena parte de su vida política les ha tocado ser oposición, y con el regreso de su partido a la presidencia pensaban que era una era de reivindicación y progreso, y ha sido lo contrario; hoy están más desprestigiados que nunca.

Y para rematar, tienen en José Antonio Meade al mejor candidato a la presidencia en mucho tiempo, y se antoja muy complicado que pueda obtener una victoria precisamente por el lastre del priismo.

Hemos vivido un destape de película. Toda la incapacidad de Peña Nieto para manejar su imagen y comunicar los logros de su gobierno se transformó en una enorme habilidad para “destapar” a Meade de tal forma que el evento se convirtió en el gran suceso, tal y como ocurría en los mejores años del PRI-Gobierno.

Después de que su sexenio ha estado envuelto en escandalosos casos de corrupción, que lo involucran incluso a él mismo, y donde se ha encargado de promover la impunidad para que no se castiguen como en el caso de Odebrecht y el ex director de PEMEX Lozoya, el destapar a Meade y colocarlo, aunque fuera por unos momentos en el altar de la atención nacional, ha sido lo mejor que pudo hacer por su partido, porque todo lo demás está para llorar.

Y es que hay que reconocer la calidad de Meade como candidato; decente, formado financieramente hablando en las más prestigiadas instituciones del país, aparente “apolítico”, alejado de escándalos de corrupción (no tiene necesidad, diría la abuela), de formación técnica, se antoja quien pudiera dirigir los destinos del país porque se dedicaría a eso: a dirigir los destinos del país, y no a la grilla o a la simulación.

Pero el mejor candidato llega en el peor momento del PRI. No supo el partido aprovechar su regreso a Los Pinos para reivindicarse: retornó a las viejas prácticas y sobre todo, víctima quizás de la masificación de la información por las redes sociales, aparece como el gobierno más corrupto de todos los tiempos. Y por supuesto no hizo nada por modificar esta imagen.

Todos esos priistas jóvenes (que queremos pensar no ven necesariamente el poder como una forma de enriquecimiento), la tienen muy complicada si quieren llegar a algo en el 2018. El peso negativo de su generación anterior es abrumador.

Y aunque falta que ocurran muchas cosas en el camino al primer domingo de julio, todo parece indicar que por muchos esfuerzos que hagan esos jóvenes priistas por revertir la imagen, tendrán que acostumbrarse nuevamente a ser oposición.

Temas

Lee También

Comentarios