Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 15 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Anaya en inglés y francés: pragmatismo al poder

Por: Jorge O. Navarro

Anaya en inglés y francés: pragmatismo al poder

Anaya en inglés y francés: pragmatismo al poder

Ricardo Anaya Cortés, el precandidato presidencial de la coalición de partidos Por México al Frente (PAN-MC-PRD), celebró de la manera más extraña la última de sus negociaciones: se convirtió en el único aspirante a la presidencia del país en su partido, Acción Nacional, al cerrarse el período de registro, y su acto público fue requintear un poco “La Bamba” en compañía de un trío veracruzano de música popular.

¿De qué negociación hablo? La que venció el último obstáculo de cierta seriedad que enfrentaba Anaya en su ambicioso proyecto: el ex gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle. Éste anunció en un video distribuido en sus redes sociales que después de analizar “con todos”, esto es familia y colaboradores, decidió retirarse de la contienda. En ningún momento mencionó el nombre de Anaya, beneficiario de su declinación.

La pregunta brota sola: ¿A cambio de qué? Es públicamente conocido que Moreno Valle ambiciona (¿legítimamente?) que su esposa Martha Erika Alonso Hidalgo sea la próxima candidata del PAN a la gubernatura de Puebla.

El presidente nacional del partido albiazul, Damián Zepeda Vidales, afirma que no existe ninguna negociación, y si llega a ocurrir que la señora Alonso Hidalgo se convierta en candidata panista al Gobierno de Puebla, eso deberá atribuirse a “su liderazgo” entre los panistas de esa Entidad federativa. (Entre paréntesis: qué bonita familia, diría Pompín Iglesias, inventor de esta frase en uno de los programas cómicos más vistos de la televisión mexicana en la década de los años 80… Antes de Martha Erika Alonso fue gobernador su esposo, y años atrás, entre 1969 y 1972, el abuelo de éste, con el mismo nombre, Rafael Moreno Valle).

Entre su publicidad partidista en inglés y francés, junto con su inesperada habilidad como músico improvisado, Anaya ha demostrado claramente que a pesar del cambio estructural que pregona, su visión y sus actos son más de lo mismo: más de la práctica política simplista, apegada al poder y vacía de ideología.

Cuando el presidente nacional de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Rannauro, dice que el Frente busca la presidencia “no por obtener el poder”, sino para terminar con el presidencialismo e instalar una coalición efectiva de partidos en el gobierno que recupere la estabilidad y permita una auténtica gobernabilidad, los actos de Ricardo Anaya lo contradicen.

¿Dónde está el proyecto de coalición? ¿Cuáles son los cambios que adelantan la conclusión del presidencialismo?

Lo que sí ha quedado demostrado hasta ahora es que hay una negociación entre los partidos involucrados: la candidatura presidencial para el PAN; la candidatura del gobierno de la Ciudad de México para el PRD y Jalisco, para MC. Además, otras cuatro candidaturas de gobiernos estatales serán determinadas por el mismo PRD.
Eso no es un modelo de gobierno de coalición; se llama reparto. Y es un procedimiento tan pragmático como añejo. Lo practicó durante décadas el sistema político ideado e instalado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), y lo mantuvieron los dos sexenios encabezados por Vicente Fox y Felipe Calderón.

Las negociaciones que le permitieron a Anaya arrollar a sus adversarios no son precisamente los actos fundacionales de un nuevo esquema de gobierno, aunque hable en inglés y francés, y aunque conozca el requinto de “La Bamba”.

Temas

Lee También

Comentarios