Sábado, 13 de Abril 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

“Amlofest”, crimen de lesa humanidad

Por: Salvador Cosío Gaona

“Amlofest”, crimen de lesa humanidad

“Amlofest”, crimen de lesa humanidad

Solo un gobierno criminal y un mandatario sediento de hacer notar que sigue moviendo masas podían haber osado convocar a un acto multitudinario sin otro afán que mostrar músculo con una plaza repleta de simpatizantes, aún conociendo y habiendo sido advertidos del riesgo en que se colocaría la salud de todos los que acudiesen al llamado en el contexto de una pandemia que amenaza con recrudecer en subsecuentes días a través de una cuarta ola de contagios y con una nueva cepa denominada Ómicron que ya llegó a nuestro país.

 Según estimaciones, alrededor de 200 mil personas hicieron acto de presencia en el llamado “Amlofest” el pasado miércoles 1 de diciembre en el Zócalo de la Ciudad de México para atender la invitación del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) a celebrar su tercer año de Gobierno.

Desde cualquier punto de vista, esa convocatoria del gobierno a llenar el Zócalo debe constituirse y pasar a la historia como una de las acciones más irresponsables e infames del actual régimen, violando sus propias normas que impiden la celebración de eventos masivos y más aún, cuando el propio presidente de la nación declaró que el uso del cubrebocas o mascarilla no sería obligatorio porque su gobierno no es autoritario y menos se cuidó la sana distancia y otros protocolos de sanidad.  

De tal manera que al margen de lo que pueda derivar la concentración de dicha multitud en el marco de la pandemia por coronavirus que vive el mundo y la cual ya ha dejado a este país alrededor de 600 mil muertes, tendríamos que estar hablando de que se incurrió en faltas y delitos tanto por los convocantes, como por aquellos que con su asistencia validaron el acto, y aún con mayores atenuantes, siendo que se trata de integrantes del Consejo de Salubridad General que, conforme al decreto publicado en marzo de 2020 que declara como emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor a la epidemia de enfermedad generada por el virus SARS-CoV2, debiesen estar atendiendo la emergencia y no provocándola.

Y es que hay que decir que mientras desde el pasado viernes 26 de noviembre, países de la Unión Europea, Japón y Estados Unidos, entre otros, se daban prisa en anunciar el cierre de sus fronteras a los vuelos provenientes de Sudáfrica, y la Organización Mundial de la Salud convocaba a una reunión de emergencia a sus expertos para analizar los riesgos de Ómicron, en nuestro país, el presidente López Obrador y sus funcionarios de primer nivel llamaban a sus simpatizantes y seguidores a asistir masivamente al Zócalo para un festejo en el que por cierto, no había nada que celebrar.

Como todo el mundo sabe, porque los números ahí están, México es uno de los países que de peor forma ha enfrentado la pandemia debido a la negligente y deficiente estrategia del gobierno federal que por mucho tiempo desestimó la gravedad de la crisis que ya se anticipaba golpearía a nuestro país. Muchas de las más de 600 mil muertes por COVID-19 se pudieron evitar, pero ha sido a causa de la ineptitud de las autoridades de salud, de la falta de estrategia, de desestimar la pandemia, y de los errores, que cientos de miles de familias mexicanas han quedado enlutadas.

Es cierto, la imagen del Zócalo repleto con sus más de 200 mil asistentes -casi todos acarreados del interior del país, según reportaron medios de comunicación-, es impresionante.

Pero más impactante es solo imaginar que los muertos por la irresponsabilidad, negligencia, y criminalidad de este gobierno, llenarían dos veces más el Zócalo capitalino. Así la Cuarta Transformación.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones