Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 13 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

Agarrón de Videgaray y Guajardo

Por: Raymundo Riva Palacio

Agarrón de Videgaray y Guajardo

Agarrón de Videgaray y Guajardo

El establo político del Presidente Enrique Peña Nieto está en llamas. Sus dos negociadores en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, los secretarios de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y de Economía, Ildefonso Guajardo, están confrontados. El primero quiere que salga el acuerdo, por encima de qué tanto perjudica a México; el segundo quiere el mayor beneficio para México aunque se lleve más tiempo. No es nuevo que echen chispas. Lo que es inédito es que su pleito trascendió al despacho presidencial y se fue directo a la mesa de negociación en Washington. “Es sumamente difícil llegar a un acuerdo con México porque parece haber una división importante entre quienes quieren alcanzar un acuerdo y quien no”, dijo un funcionario estadounidense al periódico The Wall Street Journal.

El conflicto entre Videgaray y Guajardo debe ser tan intenso y notorio, que los negociadores estadounidenses decidieron airearlo en la opinión pública a través del Journal, para buscar reencauzar la negociación. “Una y otra vez los funcionarios mexicanos han dicho que están interesados en un acuerdo, y entonces retroceden”, agregó la fuente del diario financiero neoyorquino. El periódico deja entrever con quien se quieren aliar en aquél país, tanto en el gobierno, como en el sector empresarial: Videgaray. A Guajardo lo calificaron de ser la pieza “intransigente” en la negociación y quien, por tanto, es el que ha provocado que no avance la negociación.

La publicación en el periódico neoyorquino confirma las informaciones en la prensa mexicana sobre este viejo diferendo entre los dos secretarios. Guajardo siempre había reconocido la jerarquía de Videgaray, empoderado así por el Presidente Peña Nieto, hasta que llegó el momento en donde no era el equilibrio de poder interno lo prioritario, sino el juicio histórico que tendría que enfrentar cuando se analice cómo se renegoció el acuerdo comercial. El secretario de Economía no ha ocultado nunca su intención sobre qué tipo de tratado quiere. Si no entraba al Congreso de Estados Unidos por la vía del fast track para aprobarse antes de sus elecciones legislativas en noviembre, sería porque lo planteado perjudicaba los intereses mexicanos.

El diferendo está en las reglas de origen, donde Estados Unidos quiere que el 70% de los componentes para la industria automotriz sean fabricados en regiones del TLCAN donde los salarios mínimos son de 16 dólares por hora. Lo que se puede colegir de la información en medios estadounidenses y canadienses, es que México, en voz de Videgaray, aceptó los términos impuestos por la Casa Blanca. Pero Guajardo ha dicho que no, porque ceder afectaría significativamente a la industria automotriz mexicana, quizás hasta en un 40 por ciento. A esto se refiere el Journal. Mientras Videgaray acuerda con el asesor y yerno del presidente Donald Trump, Jared Kushner, las concesiones mexicanas, Guajardo le dice al negociador en jefe estadounidenses, Robert Lighthizer, que eso no va a pasar.

La revelación del periódico dice mucho más, aunque no se percató el corresponsal del diario. En México, el diferendo ya había sido ganado por Guajardo, y convenció al Presidente Peña Nieto de que lo mejor que podía hacer era una buena negociación y no una entrega de concesiones que tendría repercusiones negativas en la industria mexicana. Personas que han hablado con Peña Nieto en las últimas semanas han comentado que el Presidente da la impresión de haber asimilado que el TLCAN no va a ser aprobado durante lo que resta de su sexenio y tendrá que ser concluido el proceso por el próximo presidente. La prisa por firmarlo no es de él, sino de Videgaray. La pregunta entonces es si Videgaray decidió actuar por sí solo, sin tener la aprobación clara del Presidente para que saque el acuerdo a costa de lo que sea.

Videgaray se maneja con un discurso ortodoxamente institucional, y ha contado de manera muy firme con el respaldo del Presidente Peña Nieto, de quien es su alter ego y uno de sus principales consejeros -el otro es Aurelio Nuño, el coordinador de la campaña presidencial de José Antonio Meade-. Gracias a ese respaldo, pudo avasallar a la ex secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, cuando se opuso a la visita de Trump como candidato presidencial, y luego la desplazó del cargo. Más adelante participó en la elaboración de las listas para candidatos al Congreso y al Senado, en donde se intentó castigar a Miguel Ángel Osorio Chong y colocarlo en un lugar de la lista plurinominal donde había grandes posibilidades de que no llegara a la Cámara Alta, y bloqueó la llegada a la Cámara Baja del secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza.

En el caso del TLCAN, por lo que revela el interlineado en la información del Wall Street Journal, Videgaray se ha sobregirado de su área de responsabilidad. Quien tiene la jefatura de la negociación es Guajardo, no el canciller, quien ha tomado decisiones sin consultar. Los acuerdos a los que llega con Kushner que no son reconocidos por Guajardo, fueron caracterizados por el Journal como “inconsistencias” en el equipo mexicano, a las cuales les achacan el empantanamiento en las pláticas. Esta confrontación, evidente ya en Washington, afecta a México y a la seriedad del Gobierno peñista.

El Presidente tiene incendiado el establo, donde hay una evidente falta de control de su gabinete. Está claro que no impuso orden, o mejor dicho, que Videgaray, una vez más, se le montó y tomó decisiones en nombre suyo. El mensaje que reciben en Washington es terrible. ¿A quién le creen? A ninguno. México, por las acciones de sus secretarios, no sabe lo que quiere.

Temas

Lee También

Comentarios