Martes, 31 de Marzo 2020
Ideas |

AMLO y las mujeres: tres ponches

Por: Diego Petersen

AMLO y las mujeres: tres ponches

AMLO y las mujeres: tres ponches

Los errores, porque han sido varios al hilo, más graves de López Obrador en las últimas semanas son por no entender el movimiento feminista y el enojo que provocan sus declaraciones y desprecio a éste. Andrés Manuel, lo sabemos, es profundamente conservador en lo moral. Evita permanentemente pronunciarse sobre temas que tienen que ver con la agenda de ampliación de libertades y cuando lo hace es siempre desde una perspectiva de “respeto”, nunca de apoyo claro y solidario.

En torno a las demandas feministas ha sido particularmente torpe.

La semana pasada un grupo de mujeres, algunas de ellas encapuchadas como se usa ahora, protestó a las afueras de Palacio Nacional. Hicieron pintas y reclamaron al Presidente su falta de compromiso con la agenda de violencia de género. Fue la conclusión de una serie de pifias que comenzó con la brillante idea del fiscal Gertz Manero de eliminar del Código Penal el feminicidio, pues resultaba muy complejo establecerlo. Tras las protestas trataron de recomponer, pero se les apareció la maldita realidad con el brutal asesinato de Ingrid y el error, la traición del subconsciente (siempre tan presto a hacer tropezar a los que hablamos de más), del Presidente que dijo que prefería hablar de la rifa del avión que de feminicidios. 

Para recomponer la mala racha se les ocurrió una idea peor: hacer un decálogo de compromisos del Presidente en torno a la violencia contra las mujeres que no va más allá de decir, de diferentes maneras, que está en contra de la violencia (hombre, qué bueno) de género: 3. Es una cobardía agredir a la mujer. 5. Se tiene que respetar a las mujeres. 6. No a las agresiones a las mujeres. 7. No a los crímenes de odio contra las mujeres. Bueno, ni siquiera tuvieron el cuidado de poner primero a las mujeres (2. Se debe proteger la vida de hombres y de mujeres) como una simple cortesía por tratarse de un decálogo sobre violencia contra mujeres.

En política la soberbia es mala consejera y cuando se junta con la ignorancia la combinación puede ser letal.

Le puede gustar o no al Presidente el tono y las formas en que las mujeres han planteado sus demandas en torno a la violencia de género. Eso es lo de menos; ésta es la agenda que está ganando el espacio político en todo el mundo y ningunearla por tercera ocasión consecutiva, con una respuesta apresurada que no hace siquiera el esfuerzo por entender las demandas y la lógica del movimiento, es uno de los errores políticos más graves en lo que va de la administración lopezobradorista. Para ponerlo en los -tan de moda- términos beisboleros, es el tercer ponche en menos de un mes.

En política la soberbia es mala consejera y cuando se junta con la ignorancia, la combinación puede ser letal. Hay en el entorno del Gobierno federal muchas mujeres que entienden el tema, pero da la impresión de que, en el aislamiento de Palacio, el Presidente ya no escucha sino el eco de su propia voz.

(diego.petersen@informador.com.mx)
 

Temas

Lee También