Lunes, 20 de Septiembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

AMLO, Alfaro y las bandas heredadas

Por: Diego Petersen

AMLO, Alfaro y las bandas heredadas

AMLO, Alfaro y las bandas heredadas

El lunes pasado, en Puerto Vallarta, el presidente López Obrador y el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, se echaron loas mutuas por los resultados en seguridad. El presidente dijo que lo único que no se había logrado reducir eran los asesinatos porque habían heredado muchas bandas, como si los problemas de gobierno fueran intencionalmente sembrados por las administraciones anteriores y no fueran su responsabilidad.

Cada administración puede decir exactamente lo mismo de la inmediata anterior. De hecho, lo hacen y en eso todas han sido igual de mediocres. Lo que le toca a un gobierno es resolver los problemas, no inventariarlos. Si el gobierno de Peña hubiese resuelto el problema del crimen organizado muy probablemente su partido habría repetido en la presidencia, y si Calderón hubiese logrado algo con su guerra al narco difícilmente Peña Nieto habría sido presidente. 

Pero más allá de esa característica de dar cuenta del esfuerzo y no del resultado que hermana a López Obrador y a Enrique Alfaro la pregunta es qué es lo que realmente se puede hacer para combatir a eso que el presidente denomina las bandas y que el común de los mortales llamamos crimen organizado. Lo primero es entender los cambios en la dinámica criminal, que sin duda ambos tienen muy claro. Cárteles en el sentido estricto de la palabra, que controlen desde la producción hasta la cadena de distribución de un producto ilegal, hay a lo sumo dos: el Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa, y aunque ambos tengan nombres toponímicos son los únicos con presencia nacional. Los demás son, como dice el presidente, bandas criminales, algunas de ellas asociadas regionalmente con estos cárteles. El problema es que sean bandas o cárteles todos tienen control de territorios específicos, negocios que van más allá de las drogas y todos ejercen el control a través del terror. Ambos niveles de gobierno el federal y el estatal, tienen la obligación y la responsabilidad de usar todos los recursos del Estado para recuperar los territorios y reconstruir la paz. Esta implica algo más que reuniones en la madrugada de López Obrador o el conteo de delitos que hace Alfaro. 

Estabilizar el número de asesinatos en el nivel más alto desde que se cuentan no es un resultado aceptable para ninguno de los dos

Digamos, para seguir con la metáfora del presidente, que a estas alturas del sexenio la herencia ya está escriturada y les toca pagar el predial y darle mantenimiento a esa herencia que, por cierto, pelearon por ella como los grandes, criticando a los anteriores “dueños” del poder y diciendo que tenían soluciones para todo, incluso para reducir la violencia.

Estabilizar el número de asesinatos en el nivel más alto desde que se cuentan no es un resultado aceptable para ninguno de los dos. Ambos tienen tres años, en realidad dos antes de que comience su declive, para dar resultados, no explicaciones.

diego.petersen@informador.com.mx

Temas

Lee También