Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 14 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

A 15 años del inicio de la historia de Messi

Por: Raúl Romero

A 15 años del inicio de la historia de Messi

A 15 años del inicio de la historia de Messi

Es el 16 de noviembre de 2003. Se estrena en Porto el Estadio Do Dragao con un invitado de excepción: el Barcelona de Frank Rijkaard.

El director técnico del Porto es José Mourinho, que conoce bien al Barcelona luego de haber trabajado como auxiliar de Louis Van Gaal

El club catalán alinea para la ocasión una combinación de jóvenes y jugadores ya consolidados. Son titulares Márquez, Xavi y Luis Enrique. En la segunda parte aparece un delgado jovencito de 16 años que entra en lugar de Fernando Navarro, y se estrena con el primer equipo. Su nombre es Lionel Messi, y con su ingreso al campo está iniciando una nueva era en la historia del futbol.

Si la vida de Messi hubiera transcurrido sin sobresaltos, su debut no habría ocurrido en Portugal, ni con el Barcelona. Probablemente habría jugado su primer partido en Argentina, en su natal Rosario, vistiendo la camiseta de Newell’s Old Boys, un club por el que suspira hasta el día de hoy.

La economía fue la marea que llevó a Messi a Barcelona. La empresa en la que trabajaba su padre no pudo seguir pagando el tratamiento para el problema con las hormonas del crecimiento que sufría Lionel y el Newell’s tampoco quiso hacerse cargo de los gastos, así que los Messi-Cuccittini emigraron a España, donde vivían ya algunos familiares.

Los primeros meses en Europa no fueron fáciles, pero el Barcelona se convenció de contratar a Leo luego de verlo imponerse a adversarios de mayor edad que él en un partido infantil. Su primer contrato con los blaugrana fue firmado en una cafetería, y estaba escrito sobre una servilleta, que ahora es un objeto que podría estar en un museo.

Aunque ahora Messi y el Barcelona son casi sinónimos, la identificación entre ambos no fue inmediata. “¿En qué posición juegas?” le preguntaban a Leo los otros niños de la Masia, la academia de futbol del Barcelona, y el niño argentino respondía con un término extraño, que sus compañeros nunca habían escuchado: “juego de enganche”. Por las tardes, el niño se encierra en su cuarto a llorar, para que su padre no lo vea.

Aunque no puede olvidar Argentina (nunca perderá su acento, por ejemplo), Leo se adapta a la vida en España y destaca inmediatamente en las filas del Barcelona. Cuando llega esa noche de noviembre del 2003 suma ya 15 goles en 11 partidos con el equipo juvenil A.

El Barcelona perdió 2-0 en la inauguración del estadio del Porto, pero nunca una derrota ha sido más valiosa. A partir del minuto 74 de ese partido, cuando Messi hizo su entrada al campo, ni el club catalán, ni el futbol iban a ser los mismos.

Temas

Lee También

Comentarios