Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Agosto 2019
Ideas |

* Tacos de lengua

Por: Jaime García Elías

* Tacos de lengua

* Tacos de lengua

Si el técnico de un equipo de futbol -Tomás Boy, por ejemplo- aprovecha una victoria (como la del pasado miércoles sobre Santos Laguna, en partido de Copa) para treparse en un ladrillo, como si del pedestal de una estatua ecuestre se tratara, y declarar muy solemne, desde ahí, que él y sus jugadores quieren ganar los títulos de los dos torneos en que participan, es probable que le lluevan críticas: “agrandado”, “desubicado”, “iluso”, etc.

Si, en cambio, en las mismas circunstancias, hubiera optado por la mesura y recomendado no quitar el dedo del renglón con respecto a la realidad actual -y prioridad número uno de su equipo-, consistente en conseguir los resultados necesarios para evitar el descenso, los mismos críticos tendrían argumentos para lapidarlo: “conformista”, “mediocre”, “perdedor”, etc.

*

El técnico de un equipo de futbol -y más el de un equipo tan mediático como el Guadalajara- está condenado a correr “la suerte del cuetero”: si sus artilugios funcionan, le chiflan; y si no…, de todos modos le chiflan.

En el caso concreto de las más recientes declaraciones del entrenador de las “Chivas”, una cosa es que él y sus jugadores tengan, en su fuero interno, la intención de realizar su mejor esfuerzo porque los resultados se den y el equipo no sólo se levante de la lona -valga la analogía- en el tema de los cocientes, sino se convierta en aspirante al título, tanto en la Liga como en la Copa... y otra muy diferente que aproveche una victoria -aislada y circunstancial- como la del miércoles para echarle a sus tacos de lengua toda la crema del tarro.

*

La diferencia entre el Guadalajara del miércoles y el de la generalidad de los partidos de la era de Boy como entrenador, tiene nombre y apellido: Alexis Vega.

Si Tomás no lo incluyó antes en el cuadro titular o si Vega no aprovechó las ocasiones en que entró como suplente de manera ocasional, su desempeño sobresaliente, por su explosividad, pero sobre todo por su contundencia, en los minutos finales del partido contra Santos Laguna, puede calificarse de excepcional…

Excepcional, en efecto, porque no ha sido esa la regla de su rendimiento. Si Boy lo repite, Alexis hace lo propio y lo que ahora es excepcional se vuelve regular, entonces sí habría condiciones para cambiar, sin incurrir en triunfalismos excesivos, el tono de las declaraciones.

Antes, no.

Temas

Lee También

Comentarios