Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 17 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

* ¡Suspeeensoooo…!

Por: Jaime García Elías

* ¡Suspeeensoooo…!

* ¡Suspeeensoooo…!

“Respetable concurrencia: por causas de fuerza mayor, la fiesta se suspende hasta el miércoles próximo… si Dios nos da licencia”.

No hay testimonios de que eso hayan dicho, megáfono en mano, los organizadores de porras, en medio de los festejos que se desataron, en México y en Moscú, tras la victoria del “Tri” sobre Corea del Sur. Pudieron haberlo hecho, ciertamente… En todo caso, el gol de Kroos que volvió a la vida a Alemania cuando ya sólo faltaban por caer tres granitos en el reloj de arena para que se firmara el acta de defunción del campeón vigente, congeló –literalmente— las celebraciones de quienes ya daban por hecho el pase del “Tri” a la siguiente ronda.

*

Aunque pocas cosas hay tan propicias para el jolgorio como el futbol, los aficionados están supeditados a las frías ataduras de las matemáticas. Éstas, en el caso, determinan que si los alemanes imponen su jerarquía ante los coreanos, Suecia aún podría arrebatar a México, venciéndolo –hipótesis indeseable, ciertamente… pero no imposible—, el boleto que miles de aficionados, allá, y millones, aquí, creían tener, ayer, en la mano. De darse el caso, habría que reinventar la letra del “Cielito Lindo”: “¡Ay, ay, ay, ay…: llora y no cantes…!”

*

Ayer, por lo pronto, se despejó favorablemente la incógnita relacionada con la actitud y la aplicación que mostrarían los tricolores después de la victoria sobre Alemania con que despedazaron todos los pronósticos. Los temores de que reaparecieran las desatenciones que tantas veces han llevado a los aficionados de la ilusión al desencanto, se desvanecieron.

En el partido al que los mexicanos salieron cargando sobre las espaldas la condición de favoritos –a la inversa del primer partido, al que llegaron en calidad de casi seguras víctimas—, nuevamente hubo motivos para encomiar las virtudes que permitieron burlar aquella vez el vaticinio generalizado: orden; disciplina; valentía para resistir la previsible propensión de los asiáticos a pasar de la dureza a la rudeza…

Por contrapartida, tampoco esta vez se aprobó el examen con nota sobresaliente. También esta vez hubo pintitos en el arroz: la debilidad de Álvarez en la marca; los parpadeos de Márquez; la falta de contundencia de Lozano, Guardado, Layún y Vela cuando tuvieron oportunidades, en el segundo tiempo, para acrecentar la ventaja en el marcador.

Colofón: se suspendió la fiesta… pero las esperanzas de reanudarla en breve siguen vivas.

Temas

Lee También

Comentarios