Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 25 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

* Ideas claras

Por: Jaime García Elías

* Ideas claras

* Ideas claras

Sin ánimo de firmarle un cheque en blanco, de eximirlo de críticas si se estima que vienen al caso ni de extenderle la patente como inventor del hilo del yo-yo, de las comparecencias que tuvo Juan Carlos Osorio ante la prensa esta semana, a raíz de la convocatoria de seleccionados nacionales para el encuentro amistoso que el “Tri” disputará el miércoles ante su similar de Bosnia y Herzegovina, una cosa quedó en claro: que el técnico nacional tiene más conciencia de la responsabilidad que trae entre manos, e ideas más claras... que la generalidad de sus críticos.

*

Cuando los dirigentes de la Federación Mexicana de Futbol pusieron los ojos en el técnico colombiano, hace dos años y medio, las referencias coincidían en que se trataba de un entrenador estudioso, serio, metódico en grado superlativo, y profesional en extremo.

Nadie dijo que fuera perfecto, ni que incorporarlo al proyecto de la Selección, de cara al Mundial de Rusia, garantizaba que el equipo nacional, ipso facto, empezara a ganar todos los partidos que deberían ganarse… y algunos de los que normalmente deberían perderse.

Ejemplos de los primeros, los de la eliminatoria zonal, donde sus números fueron incomparablemente superiores a los de varios de sus predecesores; de los segundos, las derrotas ante Chile en la Copa América Centenario y ante Alemania y Portugal en la Confederaciones, imputables —según sus críticos— no tanto a la probada superioridad de esos países con respecto a México, en materia de futbol, cuanto a los métodos, “rotaciones” e “improvisaciones” de Osorio.

*

Aunque en sus comparecencias más recientes hubo alusiones a que en todos los Mundiales hay “sorpresas agradables” y a la posibilidad de que México pudiera ser una de ellas, o a que la historia consigna campanadas como la de Grecia, cuando ganó la Eurocopa de 2004 —pudo haberse agregado la de México en el torneo olímpico de futbol en los Juegos de Londres 2012—, a Osorio, ahora, se le reprocha que no se comprometiera públicamente a llegar, en el Mundial en puerta, más allá del nunca bien ponderado “quinto partido”…

Más vale no prometerlo y hacer todo lo posible por lograrlo, a sabiendas del alto grado de dificultad de la empresa, que prometerlo —como haría cualquier bravucón de taberna—… y exponerse a que la lógica del futbol, implacable de ordinario, lo obligue a tragarse sus palabras. ¿O no…?
 

Temas

Lee También

Comentarios