Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 17 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

* ¿Final feliz…?

Por: Jaime García Elías

* ¿Final feliz…?

* ¿Final feliz…?

¿Habrá que llegar a la conclusión de que el Caso Alanís —disculpas anticipadas por la rima involuntaria— tuvo final feliz…?

Cuando se esperaba, ayer a primera hora, la confirmación del pase al Alavés (octavo en la Liga española), o bien la noticia de que algún otro equipo europeo se interesaba en el jugador, saltó la liebre: el actual dueño de los destinos del Guadalajara decidió restablecer las cosas al estado en que estaban antes del conflicto: Alanís se queda en el equipo por los seis meses que le restan de contrato —hasta el final del Torneo de Clausura—, sin el aumento salarial (hasta donde se sabe) y sin la prórroga por una o dos temporadas más que no pudo concretarse.

Ya después, Dios dirá…

*

La resolución —salomónica, se diría— favorece al jugador, por una parte… y lo compromete, por la otra.

Lo favorece porque le permite, primero, hacer su parte para mantenerse en activo en el curso del próximo semestre; segundo, continuar, en función de su rendimiento, en la lista tentativa de seleccionados nacionales que participarán en el Mundial de Rusia; y tercero, aspirar, si su desempeño en el Mundial así lo determina, a buscar acomodo en algún club europeo, como ha sido su intención.

Y lo compromete, principalmente porque, más allá de sus frecuentes citatorios a la Selección mexicana, en el balance de Oswaldo con el Guadalajara hay, quizá, más de arena que de cal merced a ausencias por lesiones —que, se dirá, no son imputables— y un rendimiento a tono con las últimas campañas del equipo: irregular: con notas aprobatorias en el Torneo de Clausura 2017, en el que disputó 22 de los 23 partidos del certamen en que el Guadalajara fue campeón…, y reprobatorias en el Apertura 2017, en el que participó únicamente en 11 partidos, con los lamentables resultados que constan en actas.

*

Ya dirá el tiempo —como siempre— la última palabra…

De momento, una vez que el dueño de la pelota intervino, a la voz de “vale más un mal arreglo que un buen pleito”, es de suponerse que para Alanís es preferible buscar su revancha personal y aportar su esfuerzo en la colectiva en el Guadalajara, a lanzarse a la aventura en un equipo español de medio pelo —dicho sea con todo respeto—, donde tendría mucho menos visibilidad que en el más popular de México.

Temas

Lee También

Comentarios