Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 10 de Diciembre 2019
Ideas |

* Días sin Sol

Por: Jaime García Elías

* Días sin Sol

* Días sin Sol

Los días de asueto en las competiciones futbolísticas, también tienen su encanto. Para quienes viven días y noches atrapados en la rutina de los partidos de sábados y domingos, y en las declaraciones de jugadores, técnicos y directivos el resto de la semana -tan parecidos entre sí los unos y las otras-, recesos como el que está próximo a cerrarse, les recuerdan, por insípidos, las comidas sin vino o los días sin Sol: verdaderas penitencias…

Por fortuna, quienes entienden que el fútbol, después de todo, sigue siendo “una de las cosas más importantes entre las cosas menos importantes que hay en este mundo” -nada más… y nada menos que eso-, la parálisis colectiva de los balones que ordinariamente contagian de su vitalidad a la gigantesca esfera en que nos tocó vivir, tiene sus compensaciones. Por ejemplo, las reflexiones de quienes ven en el deporte uno de los condimentos que más sabor le dan a la vida, acerca de esas disciplinas.

*

El desenlace de la edición 2018 de la Copa Libertadores de América -uno de los hitos del Año Viejo- daría la razón, en buena medida, a quienes ven el fútbol, según alguna definición a la que no le faltan suscriptores, como “una expresión de barbarie, a cargo de turbas irracionales”. Si River Plate y Boca Juniors tuvieron que dirimir ese título en Madrid, a miles de kilómetros de Buenos Aires, fue para asegurarse de que el episodio no diera la razón a Jardiel Poncela cuando escribió, en tiempos en que el deporte despuntaba apenas como el fenómeno sociológico que ha llegado a ser, que “El fútbol es el bacilo de la Guerra Civil”.

Pero también se ha dicho, en cambio, que “la humanidad no ha inventado otro objeto o disciplina que supere, en lo que a esfuerzo personal y colectivo se refiere, primero al fútbol, y después al ciclismo”, como escribiera Eduardo Roberto en acotación al artículo “El Deporte Entendido Como una de las Bellas Artes”, publicado por Guillermo Ortiz ayer en “El País”.

*

Se trata, en efecto, de un remanso; de un oasis amable en medio del desierto. De pruebas fehacientes de que para escribir de deportes no es imperativo circunscribirse a consignar resultados; de que es posible abordar los temas relacionados con él, con sensibilidad, con inteligencia… Y de que hay, después de todo, lectores que lo aprecian.

Temas

Lee También