Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 23 de Octubre 2019
Ideas |

* Deudas

Por: Jaime García Elías

* Deudas

* Deudas


El Guadalajara tenía muchas deudas acumuladas con sus legiones de simpatizantes… y está aportando abonos significativos en el ánimo de amortizarlas.

Ver cómo da trazas de convertirse, gradualmente, en ganador sistemático; verlo sumar tres victorias en otras tantas apariciones cumplidas en la Liga; constatar, adicionalmente, que ninguna de sus víctimas -Tijuana, Cruz Azul y Toluca- es ninguna colección de tullidos, enclenques o minusválidos; verlo instalado en el liderato de la clasificación general; reparar en los números, perfectos hasta ahora, de su aparato defensivo; comprobar, a la vista de su desempeño, que su disciplina táctica y su aplicación han merecido la aprobación de los aficionados y el elogio de la crítica…: todo eso, con justificada razón, ilusiona.

*

Todo eso permite alimentar la esperanza de que las “Chivas”, en efecto, recuperen el protagonismo que perdieron en los tres torneos precedentes, en que otros iban a la fiesta y ellos tenían que resignarse a oír la música desde afuera de la reja.

Hasta donde alcanza a percibirse, ni José Saturnino Cardozo ni los jugadores -ninguno de ellos- han incurrido en actitudes triunfalistas. Al contrario: hay indicios de que están conscientes de que van en el camino; de que están en la ruta correcta, según todos los indicios. Pero hay, también, plena conciencia de que esto apenas empieza; de que aún no han ganado nada; de que corren el riesgo, si aflojan el esfuerzo o si los imponderables del futbol, que hasta ahora han pesado a su favor, empiezan a pesar en su contra, de que “del plato a la boca -¡como tantas veces les ha sucedido a tantos!- se caiga la sopa”.

*

Un punto más a su favor: si otras veces los dirigentes del Guadalajara cometieron el error de soltar la lengua sin molestarse en conectarla con el cerebro, esta vez han sido prudentes. Si ha habido -inspirados por el resentimiento- comentarios como los de Hernán Cristante, orientados a menospreciar la victoria de los rayados aduciendo que la lograron mediante recursos de “equipo chico”, ha habido la sensatez de responder con el silencio a expresiones que denotan, al final de cuentas, sobre la incapacidad para saber ganar, algo más lamentable aún: incapacidad para saber perder.

Por lo demás, es una pena que Cristante pierda el estilo y dé la razón a quien dijo “que Dios le de paciencia al que gana, para aguantar al que pierde”.

Temas

Lee También

Comentarios