Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 26 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

* “Desempance”

Por: Jaime García Elías

* “Desempance”

* “Desempance”

Coinciden las crónicas en calificar de “pobre” el partido y de “decepcionante” el desenlace del Torneo de Copa…

Y es que todo coincidió: para empezar, que el partido entre Monterrey y Pachuca tuvo que jugarse cuando los aficionados habían pasado, sin transición, de la efervescencia por la Final “histórica” que enfrentó a los dos equipos reyneros, al interés generalizado por las fiestas de fin de año; después, que los protagonistas llegaron a la cita con las banderas de la moral a media asta: los Rayados, por la derrota, en su propio estadio, ante los Tigres; el Pachuca porque su participación en el supuesto Mundial de Clubes les dejó más frustración por la derrota de la Semifinal ante el Gremio de Porto Alegre, que alegría por la victoria sobre Al Jazira en el partido por el tercer lugar; y finalmente —apuntaría el inefable Pero Grullo—… porque es la Copa.

*

Más allá de los afanes de los canales que transmitieron el partido, hay que entender que, por más que se diga que les pagan —y, ordinariamente, muy bien— por hacer lo que más les gusta y por dedicarse a un oficio que otros pagarían por poder desempeñar, los héroes están fatigados…

Cumplida su participación en la parte culminante del Torneo de Apertura; con la mira puesta en la jornada inicial del Torneo de Clausura, en la primera semana de enero, y en que la mayoría de los equipos están en plena pretemporada, después de haber disfrutado de unos días de asueto —muchos de ellos, los extranjeros, en sus países de origen—, se comprende que para los jugadores de Monterrey y Pachuca resultara fastidioso tener que postergar sus vacaciones para cumplir con el expediente de disputar el cotejo culminante de un campeonato al que, por lo demás, se sigue viendo, comparado con el de Liga, como de relleno; como plato de segunda mesa.

*

Para colmo de males, ese partido, equivalente al “desempance” después de un banquete en toda forma, se vio manchado, desde la etapa inicial, por una mayúscula pifia arbitral de Jorge Antonio Pérez Durán, al sancionar con tarjeta amarilla una entrada de Basanta sobre Honda que ameritaba la roja y que, de haberse aplicado, quizás hubiera modificado de manera sustancial el desenlace de la historia.

Dicho lo cual, con la venia del lector amable, por aquí volveremos a encontrarnos en 2018. Felices fiestas.
 

Temas

Lee También

Comentarios