Martes, 29 de Septiembre 2020
Ideas |

* Cocca

Por: Jaime García Elías

* Cocca

* Cocca

Por supuesto, cuando tomó la llamada en que los dirigentes del Atlas le comunicaban su intención de convertirlo en el sucesor de Rafa Puente del Río como entrenador, Diego Cocca sabía “a la perfección —como se escribió en el mensaje en que se dio, ayer, la noticia— lo que es representar a los Rojinegros”.

-En efecto: porque fue jugador en ese legendario equipo (de 1999 a 2001), y porque ejerció en México como técnico de Santos Laguna (2011-2012) y Tijuana (2018), Cocca está al tanto de que el banco de entrenador del Atlas da toques. De que el valiente que se instala en él no lo hace precisamente en un diván mullido ni en un equipal confortable, y sí, en cambio, en un barril de pólvora.

*

Como técnico, Diego alcanzó el título con el Racing de su país, en un torneo nefasto para el River Plate, su adversario directo, en la recta final, y alternó las de cal con las de arena en Independiente, Godoy Cruz, Gimnasia y Esgrima de La Plata, Huracán, Defensa y Justicia, Millonarios de Bogotá y los ya citados Santos Laguna y Tijuana.

*

Cocca, al aceptar el reto, sabe “a la perfección” que, al margen de los bandazos que ha habido en su administración (la venta de la franquicia al Grupo Salinas en 2013 y de éste al Grupo Orlegi el año pasado) y las buenas intenciones, en ambos casos, de los empresarios adquirentes, de dar a sus simpatizantes las alegrías que el futbol les niega, el Atlas, lejos de levantar, sigue aferrado a la querencia de la parte baja de los tabuladores.

Sabe que las penurias en lo económico —que le tocó sufrir en carne propia— han tenido un alivio desde que el club tomó la decisión (“dolorosa pero necesaria”, se dijo entonces) de poner la franquicia en mejores manos... pero la inconsistencia en lo deportivo y los resultados más negativos que positivos siguen siendo la marca de la casa.

Sabe, en fin, que llega a un equipo que en los próximos seis años no tendrá —como antaño— la continua amenaza del descenso... pero tampoco tiene plantel para respaldar discursos triunfalistas, rebosantes de saliva endulzada, como el que utilizó en su oportunidad Rafa Puente, prometiendo que con él terminaría la sequía de títulos vigente desde hace más de medio siglo; (69 años... y contando, para ser exactos).

Temas

Lee También