Lunes, 13 de Julio 2020
Ideas |

- “¡Tan bien que íbamos…!”

Por: Jaime García Elías

- “¡Tan bien que íbamos…!”

- “¡Tan bien que íbamos…!”

¿Qué efectos tendrán, en materia de salud, las medidas de desconfinamiento gradual que este lunes comenzaron a aplicarse en Jalisco y en la Zona Metropolitana de Guadalajara particularmente…? Por desgracia, es materialmente imposible saberlo de un día para otro.

Si, como se informó desde el inicio de la pandemia, los contagios se manifiestan, en promedio, 14 días después de haberse contraído, habrá que esperar hasta el próximo domingo 14 para empezar a tener una idea, primero, de si fue correcto permitir la reanudación de las actividades productivas no esenciales; segundo, si fue pertinente establecer la fecha del primero de junio para pasar a la llamada “Fase Cero”…, y tercero -lo más importante-, si los jaliscienses en general y los tapatíos en particular están transitando de la “cuarentena” a la “nueva normalidad” con la prudencia deseable, y no será menester, por tanto, revocar la decisión de confiar en su sensatez y sentido de responsabilidad.

-II-

Conviene tenerlo en cuenta: íbamos bien… En los reportes cotidianos de la Secretaría de Salud sobre la evolución de la pandemia en México, era alentador constatar que Jalisco se significaba por ser uno de los estados del país en que la cifra de contagios era menor a la de varias entidades que tienen una densidad demográfica mucho menor. La proporción de defunciones atribuible al coronavirus con relación a los casos confirmados, era asimismo inferior al promedio nacional.

Hasta el domingo 31 de mayo, se tenían registrados 90,661 contagios y 9,930 defunciones (9.95%) en todo el país; en Jalisco, en tanto, se habían presentado 1,760 casos (1.94% del total nacional), y ocurrido 143 decesos (8.1% de los contagios registrados). Eso significa, estadísticamente hablando, que tanto las cifras de contagios como de fallecimientos en Jalisco, eran mejores -si cabe el vocablo- a los registrados a nivel nacional. Y significa, pasando de las cifras a su interpretación, que tanto las disposiciones de las autoridades como su acatamiento por parte de la población (no obstante los relajamientos de los “Días Santos” y el Día de la Madre, principalmente), fueron los apropiados.

-III-

Las reglas de operación de la “Fase Cero” fueron establecidas con toda claridad: hay restricciones; hay limitaciones; hay normas (el uso obligatorio de cubre-bocas en lugares públicos, la sana distancia, etc.) que deben mantenerse por tiempo indefinido…

De la prudencia y el sentido de responsabilidad de la población dependerá que no tengamos que decir, dentro de dos semanas, en tono de lamentación, “¡Lástima: tan bien que íbamos…!”.
 

Coronavirus

Temas

Lee También