Sábado, 10 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Puro cuento

Por: Jaime García Elías

- Puro cuento

- Puro cuento

Un programa radiofónico de los tiempos de María Canica, que recreaba, dramatizándolas, notas policiacas que por alguna razón habían alcanzado cierta notoriedad, se llamaba “El que la hace, la paga”: en parte porque un refrán (“evangelios chiquitos”, los llamaban las abuelas) así lo establecía, y en parte porque, en tratándose de delitos -robos, asesinatos, etc.-, en efecto, el que la hacía, la pagaba…

Esa, entonces, era la regla. No la excepción, como ahora.

-II-

Quienes perpetraron la masacre -necesariamente concertada- del viernes pasado en la Colonia La Jauja, de Tonalá, asesinando a once personas que, al parecer, departían amablemente en la vía pública, seguramente lo hicieron con premeditación, alevosía y ventaja. Actuaron cuando no había posible oposición de sus víctimas o presencia de policías que lo impidieran. Quienes vayan a perpetrar acciones similares, en el futuro, tomarán las mismas providencias.

La policía, de ordinario, opera en desventaja porque interviene a posteriori: sobre los hechos consumados; aparece cuando los delincuentes ya no están. Sin embargo, aunque supuestamente dispone de recursos para recoger testimonios, pistas o indicios que les permitan identificar a los delincuentes y actuar en consecuencia, en la práctica eso solo ocasionalmente sucede. Lo demuestra el hecho de que, en México, más del 95% de los delitos que se cometen quedan impunes.

Improbable -por no decir imposible- como es que las autoridades puedan prever el próximo o los próximos delitos e impedirlos con su presencia, los posibles delincuentes saben que llevan todas las ventajas: difícilmente se les impedirá actuar; difícilmente serán identificados, capturados, procesados y condenados.    

-III-

En el capítulo de sus “Lineamientos generales de Derecho Penal” correspondiente a “La pena y las medidas de seguridad”, el jurista Fernando Castellanos Tena recuerda que “La pena es la reacción social jurídicamente organizada contra el delito”. (La pena -agrega- “debe ser intimidatoria; es decir, evitar la delincuencia por el temor de su aplicación; ejemplar, al servir de advertencia a los demás y no solo al delincuente; correctiva, pues debe producir en el penado la readaptación a la vida normal”, etc.).

Se infiere, por tanto, que hay una relación directa entre la aptitud o la capacidad de las autoridades para esclarecer delitos y sancionar delincuentes, y la incidencia de esas conductas. Los ciudadanos solo pueden realizar sus actividades lícitas, normales, sin temer a malhechores y delincuentes, si en su entorno social la ley no es letra muerta, ni puro cuento el dicho de que “El que la hace, la paga”.

Temas

Lee También