Martes, 22 de Junio 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- “Mucha rata…”

Por: Jaime García Elías

- “Mucha rata…”

- “Mucha rata…”

Ayer fueron las exigencias; hoy, nuevas demandas… y promesas. La principal de aquéllas, que “las autoridades” (así, genéricamente: a la que le venga el saco… o la más dispuesta a comprar el pleito) llevaran a cabo “la inmediata búsqueda y localización con vida” de los tres jóvenes privados de su libertad, el viernes, en su propio domicilio, en la Colonia San Andrés de Guadalajara, por un comando. De las nuevas demandas, la exigencia, en un nuevo desplegado de las autoridades universitarias, de “la rápida localización y castigo a los responsables” de los crímenes con que culminó el episodio. De la respuesta de las susodichas “autoridades”, tras la manifestación multitudinaria convocada por la Universidad de Guadalajara, el compromiso verbal de esclarecer los crímenes y aplicar a sus autores -como reza el tópico- “todo el peso de la ley”.


-II-


De la buena disposición de las multicitadas “autoridades”, no se duda. Se duda, en todo caso, porque la experiencia obliga a hacerlo, de su capacidad…

Los raquíticos resultados de las “carpetas de investigación” abiertas en correspondencia por cada delito que se descubre o se denuncia, son elocuentes. La casi totalidad de los homicidios que se cometen en Jalisco -más de cinco diarios en promedio solo en la Zona Metropolitana de Guadalajara-, con o sin marchas de protesta, con o sin desplegados en la prensa que los acompañen, quedan en la impunidad. Ni se dispone del personal necesario, ni hay la capacidad para realizar investigaciones científicas, que acrecienten la posibilidad de que las pesquisas resulten exitosas. Sucedió en el caso del asesinato del ex gobernador Aristóteles Sandoval, ocurrido hace casi cinco meses; sucede, con mayor razón, en los doscientos y tantos homicidios registrados solo en lo que va del año, en que las víctimas han sido mucho menos prominentes, y la presión social o mediática para “esclarecer” esos crímenes, en consecuencia, menos notoria.


-III-


Más allá de los insuficientes recursos humanos y técnicos del aparato encargado de esclarecer y castigar delitos, está la hipótesis de que tanto en el caso del ex gobernador como en el de los tres jóvenes asesinados el último fin de semana, esté lo que genéricamente se conoce como “la delincuencia organizada” que, por lo que se infiere, supera en recursos técnicos y humanos a quienes están supuestamente obligados, por ministerio de ley, a velar por la seguridad y la vida de los ciudadanos.

Es, en palabras llanas, demasiada rata para tan poco gato.

jagelias@gmail.com

Temas

Lee También