Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

- Mejor tarde…

Por: Jaime García Elías

- Mejor tarde…

- Mejor tarde…

De entrada: pretender que la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano de Guadalajara, en cuanto entre en operación, resolverá, de golpe y porrazo, los problemas de movilidad urbana en el monstruo en que se ha transformado la Zona Metropolitana, es ilusorio. Sostener que así será constituye una falacia que el tiempo se encargará de evidenciar. La cacareada Línea 3, en el mejor de los casos, será un alivio en ese sentido…

Ahora bien: una cosa es estar advertidos de que los rezagos que Guadalajara y sus cada vez más distantes arrabales arrastran desde hace décadas no van a resolverse como por arte de magia, y otra dejar de reconocer dos situaciones: la primera, que es preferible que esas medidas se tomen, aunque sea tarde, a dejar que el tiempo siga pasando y los problemas que se pretende aliviar, se incrementen; y la segunda, que es imperativo que los gobernantes, en los niveles estatal y municipal, entiendan que, con apoyo financiero de la Federación o sin él, los proyectos orientados a poner en operación más y más sistemas de transporte masivo deben continuar por un buen rato.

-II-

La realidad con respecto a la utilidad social de las Líneas 1 y 2 del sistema de trenes, en operación desde hace varios años (la primera desde 1974 con trolebuses y desde 1989 con trenes; la segunda, siempre con trenes, desde 1994), es que ambas se quedaron por debajo de las promesas de los gobernantes y de las expectativas de los usuarios. El crecimiento de los convoyes y el incremento en el número de los mismos nunca correspondió a la demanda del público. Prueba de que el sistema siempre le quedó chico a la ciudad, es la declaración de su actual director, Rodolfo Guadalajara, en el sentido de que hay “miles de usuarios que no atendemos o que utilizan otro medio de transporte porque ya no pueden subirse al tren porque está muy saturado”.

-III-

Así, para que se cumpla el buen deseo del mismo funcionario, de que “alrededor de 10 mil automovilistas descenderán de su vehículo al año para utilizar el Tren Eléctrico” a partir de que la Línea 3 empiece a operar, será menester entender que no se va a resolver en un día un problema que la miopía política de los gobernantes dejó crecer durante décadas.

Moraleja de la historia: “Como El Viejo decía: ‘Si las cosas que valen la pena fueran fáciles…, cualquiera las haría’”.

Temas

Lee También

Comentarios