Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 12 de Diciembre 2018
Ideas |

- Mariachis

Por: Jaime García Elías

- Mariachis

- Mariachis

Dice un buen amigo que “la música de mariachi es mejor de lejos”. Y explica: “Así, no aturde… y la pagan otros”.

Más allá de esas sutilezas, cabe suponer que nadie objetará que es justo y necesario (valga la expresión litúrgica) que Guadalajara, íntimamente vinculada con el mariachi y el tequila, disponga de un espacio donde turistas y lugareños a los que atraigan esas manifestaciones culturales –llamémoslas así a beneficio de inventario— puedan tener acceso a ellas en un entorno digno: lo que la “Plaza de los Mariachis” perdió hace mucho tiempo… en la hipótesis de que alguna vez lo hubiera tenido.

-II-

Como cíclicamente ocurre, la Plaza de los Mariachis vuelve a ser noticia…

Por una parte, una resolución judicial favoreció a Gustavo Ruiz Velasco Nuño, concesionario de la Plaza, en su conflicto legal con el Ayuntamiento de Guadalajara, al invalidar el desalojo que éste dispuso hace un año, así como la decisión de retirar el establecimiento de la vía pública y decomisar el mobiliario; adicionalmente, dicha resolución condena al municipio a restituir al concesionario la posesión del lugar. Por la otra, en el entendido de que se trata de un fallo inapelable, la síndico del Ayuntamiento, Bárbara Casillas, señala que el concesionario sólo podría operar si acata al pie de la letra los reglamentos municipales: algo que, precisamente porque no sucedía (“la plaza estaba abandonada, ocurrían cosas que no propiciaban la sana convivencia, no se cumplían normas y reglamentos…”, afirma), dio pie a la drástica intervención de la comuna. Además, indicó que el conflicto no impedirá continuar con las obras de rehabilitación de la zona emprendidas por el Ayuntamiento, y que se espera concluir el mes próximo.

-III-

Bien. Más allá del conflicto legal, lo más probable es que tanto la autoridad municipal como el particular que en 2009 obtuvo la concesión del sitio, estén de acuerdo en que sería pertinente que negociaran, porque es justo y necesario (volvemos a la fórmula litúrgica) revivir la Plaza de los Mariachis, para que Guadalajara pueda ofrecer a visitantes y lugareños un espacio seguro y decoroso donde escuchar su música y degustar –“nada con exceso, todo con medida”, o como se diga— su bebida predilecta… aunque, según los entendidos, cada vez sea más difícil conseguir un buen tequila, y los nuevos aficionados a la música vernácula prefieran “Las Bodas de Luis Alonso” y hasta “New York, New York”, a “La Culebra” o “El Hijo Desobediente”.

Así sea.

Temas

Lee También

Comentarios