Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Marzo 2019

Ideas

Ideas |

- Guardia Nacional

Por: Jaime García Elías

- Guardia Nacional

- Guardia Nacional

La creación -en proceso en las Cámaras- de la Guardia Nacional fue una decisión tomada por el entonces Presidente electo López Obrador, y anunciada a los ciudadanos como la respuesta gubernamental a la clamorosa demanda social a favor de la seguridad (una de las carencias más acentuadas del México actual), sin pasar -a diferencia de lo que sucedió con el proyectado Aeropuerto capitalino en el ex Lago de Texcoco- por el trámite de la consulta popular previa. Si la cancelación del Aeropuerto se ha criticado, entre otras cosas, porque la decisión se dejó, supuestamente, en manos de una “vox populi” poco versada en la materia, la probable creación de la Guardia Nacional, aunque también ha sido ampliamente debatida, ha recibido elogios porque se supone que la idea fue resultado de una consulta, amplia y profunda, con las voces más autorizadas -por su ciencia y su experiencia- en la materia.

-II-

Es paradójico, por decir lo menos, que en un país en que el Ejército es una de las instituciones más respetadas -o la más…- por el común de los ciudadanos, se enciendan luces amarillas ante la posibilidad de que el esquema operativo del combate a las mil formas de la delincuencia que la generalidad de los ciudadanos padece, “se militarice”.

En el Plan Nacional de Seguridad presentado por López Obrador dos semanas antes de asumir la Presidencia, se planteaba reclutar 50 mil elementos procedentes de las policías Militar, Naval y Federal, capacitarlos teórica y prácticamente en derecho penal, procedimientos policiales, derechos humanos, perspectiva de género “y demás conocimientos necesarios para su buen desempeño”, con la idea de que comenzara a operar, a plenitud, en 2021.

-III-

Las controversias que la iniciativa presidencial ha generado, recuerdan las proverbiales “discusiones bizantinas” aplicadas a temas tan trascendentales como el sexo de los ángeles, por ejemplo. Conceptos como disciplina y orden, asociados tradicionalmente al ejercicio militar, lejos de ser temibles, son respetables y aun admirables; ineficiencia y corrupción, asociados históricamente al ejercicio policiaco, en cambio, son censurables y, por ende, indeseables.

Si, al fin del cuento, se trata de que la sociedad disponga de un aparato apto para prevenir y combatir el delito, e idóneo para abatir los escandalosos índices de impunidad que imperan en el país, sólo hay dos rutas: conceder a la iniciativa de crear la Guardia Nacional el beneficio de la duda, y juzgarla, al tiempo, por sus resultados… o seguir por donde íbamos.

Temas

Lee También

Comentarios