Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 07 de Diciembre 2019
Ideas |

- Cumpleaños

Por: Jaime García Elías

- Cumpleaños

- Cumpleaños

Tópico obligado: el cumpleaños de Guadalajara.

La efeméride da pie a desempolvar la historia de su fundación. Su asiento actual -el que ocupa desde hace 477 años- era, entonces, un valle, a la orilla de un río (ya desaparecido) que corría de sur a norte -de los manantiales del Agua Azul hacia la Barranca de Huentitán- por la actual Calzada Independencia; un valle, además, enclavado entre dos caseríos de indígenas, Analco y Mezquitán, actuales barrios de la gran ciudad.

Los pobladores originales -los primeros tapatíos, se diría, de no ser porque el vocablo se acuñó posteriormente, aplicado a los tres pequeños sacos con diez granos de cacao cada cual, que en el siglo XVII servían de moneda, y más tarde se convirtió en gentilicio- culminaron aquí un éxodo que comenzó en 1530, con Nuño de Guzmán a la cabeza, y tuvo a Nochistlán, Tonalá y Tlacotán como asientos provisionales, hasta que el 14 de febrero -según la versión oficial- de 1542, ya no con Nuño de Guzmán (que fue remitido a España para que pagara con cárcel por la crueldad de sus métodos de conquista) sino con Cristóbal de Oñate como jefe de la expedición, se estableció definitivamente en la margen poniente del río llamado “San Juan de Dios” por sus fundadores.

-II-

El nombre del río y el que originalmente se puso a la ciudad itinerante, en honor a la ciudad castellana de la que Nuño de Guzmán era originario, es lo poco que resta de aquella Guadalajara. En la zona fundacional no queda el menor vestigio de la misma. Sí, a espaldas del Teatro Degollado, una espléndida alegoría escultórica, y, a unos pasos de ella, la estatua -seguramente más fantasía que retrato- de Beatriz Hernández (obras, ambas, de Rafael Zamarripa), a la que se atribuye la frase -“El  Rey es mi gallo”- que condensa la decisión de establecer ahí el asiento definitivo de la ciudad.

-III-

Por su posición geográfica, Guadalajara adquirió una importancia creciente en el aspecto comercial, lo que la convirtió en capital, 19 años después de su fundación, relevando a Compostela, del entonces reino de Nueva Galicia.

Hablar de la transformación de Guadalajara, particularmente desde mediados del Siglo XX (ayer apenas…), es hablar de un fenómeno inevitable, habida cuenta del crecimiento -explosivo y anárquico- que experimentó la ciudad… Un hecho consumado; lamentable, por cuanto empobreció la calidad de vida de sus habitantes; y lo peor (salvo prueba en contrario): quizás irreversible…

Temas

Lee También