Martes, 18 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Como bañar puercos

Por: Jaime García Elías

- Como bañar puercos

- Como bañar puercos

Esta historia no comenzó el pasado miércoles por la tarde. El primer capítulo se escribió cuando se quebrantó la promesa de tender lazos de concordia entre todos los mexicanos.

Planteadas desde entonces, las posiciones se radicalizaron al volverse cotidiana la confrontación: en una esquina, quienes osan cuestionar las actitudes gubernamentales, como es común en todas las democracias; en la otra, quien pretende acallar la disidencia a base de colgar etiquetas irónicas (“fifís”...) o despectivas (“neoliberales”, “conservadores”, “adversarios”...) a sus críticos.

-II-

Era absolutamente previsible, así, que en el análisis del discurso triunfalista del Presidente López Obrador, número estelar de la manifestación multitudinaria (de la que nunca se sabrá en qué medida se nutrió con presencias espontáneas de ciudadanos libres y en qué medida lo hizo merced a los ominosos y costosos “acarreos” que caracterizaban a los regímenes que supuestamente quedaron en el pasado) con que se celebró el tercer aniversario de su toma de posesión, muchas voces concordaron en que la maldita realidad se empeñaba en desmentir los “logros irreversibles” de la pretendida y nunca bien ponderada “cuarta transformación”; pocas, en cambio -salvo prueba en contario- se hicieron eco de la encendida apología del orador a su gestión o se sumaron a los vítores de la muchedumbre reunida en el Zócalo de la Ciudad de México y calles adyacentes.

Abundaron referencias a la fuga de capitales y al impacto negativo en las inversiones a consecuencia de la decisión -supuestamente sometida a consulta pública- de cancelar la construcción del aeropuerto de Texcoco; a la fallida consigna de “abrazos y no balazos” para enfrentar la criminalidad; a la discutible estrategia para contener la pandemia; a las dudosas eficacia y pertinencia de los “programas sociales” que dan pescados a los pobres en vez de enseñarlos a pescar; a los datos oficiales (del INEGI y el Coneval) acerca del aumento en las cifras de la pobreza. Hubo consenso en que “el cambio por el que votó México -Dante Delgado dixit- no se va a lograr solo con declaraciones, ni la guerra, la corrupción, la injusticia, la impunidad y la pobreza se acaban con palabras”.

-III-

Ya dirá el tiempo si le asigna, como a unos cuantos elegidos, el monumento para cuyo pedestal incorpora frases ad hoc todos los días... o lo remite al basurero de la historia, en el que hay tantos.

En tanto, “Discutir con necios -decía el pariente- es como bañar puercos: pierdes el agua, pierdes el jabón... y pierdes el tiempo”.
 

Temas

Lee También