Martes, 07 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- Como Adelita...

Por: Jaime García Elías

- Como Adelita...

- Como Adelita...

“Popular entre la tropa era Adelita, /la muchacha que el sargento idolatraba...”.

A la famosa Adelita (qepd, supondremos... aunque no se tenga la certeza de su posible fallecimiento), por cierto, ya le salió competidor. Se trata del Presidente López Obrador, quien en “la mañanera” de ayer difundió a nivel aldeano -“modestia aparte”, desde luego- la noticia que el diario británico Financial Times había difundido previamente a nivel mundial: que el interfecto obtuvo el segundo lugar en materia de popularidad, entre todos los gobernantes que ejercen en este cacarizo planeta.

Mejor calificado que él, únicamente el primer ministro de la India, Narendra Modi. Los gobernantes de Italia, Alemania, Estados Unidos, Canadá, Japón, el Reino Unido, Corea del Sur, Brasil y Francia (puro “primer mundo”... o casi, como puede verse), en ese orden, complementan el “eleven top” en esa materia.

-II-

Que el galardonado con la simbólica medalla de plata en materia de popularidad a nivel mundial cacareara el galardón, a riesgo de estropearles la digestión a sus “adversarios”, de ninguna manera significa que a su caso aplique el adagio de que “alabanza en boca propia es vituperio”, ni mucho menos -por supuesto- la sentencia evangélica de que “el que se ensalza será humillado”. Quien quiera cuestionar o reclamar algo, diríjase al Financial Times.

En todo caso, es curioso que los dos mandatarios mejor calificados en ese ranking, lo sean de dos países que, sin ser los más rezagados, se caracterizan por la desigualdad social -el abismo entre la extrema pobreza y la opulencia de que hablaba Morelos en “Los Sentimientos de la Nación”- y las carencias de sus habitantes en rubros como salud, educación, seguridad y bienestar económico. También es curioso que en el citado eleven top no aparezcan los gobernantes de Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia, los países nórdicos citados la víspera por el mismo López Obrador como los modelos de la nunca bien ponderada “cuarta transformación” con que aspira a pasar a la historia.

-III-

Sin cuestionar la metodología del estudio ni poner en duda la veracidad de los resultados difundidos -¿quién osaría poner en duda la seriedad del Financial Times...?-, vale subrayar, en todo caso, el contraste entre los rezagos que arrastra México y la arrolladora popularidad de su Presidente. De donde se desprende que, desmintiendo la malévola aseveración de que “los pueblos tienen los gobernantes que merecen”, el pueblo mexicano tiene (“¡'ai pinchemente!”, diría Juan José Doñán) un gobernante mucho mejor de lo que merece.

jagelias@gmail.com

Temas

Lee También