Domingo, 27 de Septiembre 2020
Ideas |

- “Choferoces”

Por: Jaime García Elías

- “Choferoces”

- “Choferoces”

La efeméride pasó de noche. Si alguien, por acaso, la recordó, no hubo, en cambio, quien la celebrara...

Se trata de que el 8 de agosto de 1930 -hace 90 años, un mes y dos días, pues-, comenzaron a circular, sobre siete rutas fijas, los 60 camioncitos con que la Alianza de Camioneros se convirtió en la primera empresa de transporte público de Guadalajara. Debieron transcurrir otros quince años para que, en 1945, se inaugurara la línea de camiones Guadalajara-Tlaquepaque-Zapopan, que comunicaba a la capital de Jalisco con las dos “villas” suburbanas más próximas. Tonalá -se decía entonces- aún estaba “donde da la vuelta el aire”; Tlajomulco, “donde Tarzán perdió el cuchillo”...

Al paso del tiempo surgieron las líneas que operarían hasta 1974: Analco-Moderna, Oblatos-Colonias, Mexicaltzingo-Mezquitán, Circunvalación, Norte y Sur, Centro-Colonias...

-II-

Con todo y la fama de “choferoces” que tenían sus conductores, los sobrevivientes de aquellos tiempos sabrán decir que, sin entrar en el resbaladizo terreno de las comparaciones (con otras ciudades... o con otros tiempos), Guadalajara podía preciarse de contar con un sistema de transporte público eficiente y digno.

Conforme el crecimiento de la ciudad se tornó incontrolable, el envejecimiento y la insuficiencia de las unidades incidieron en el deterioro, en ese aspecto, de la calidad de vida de los tapatíos. Las intentonas de reestructuración del transporte público fueron, en general, sendos fracasos... Una de las más espectaculares fue el sistema de rutas ortogonales, diseñado por el gabinete del ingeniero Jorge Matute Remus (de quien hay una estatua en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres), y boicoteado por la Alianza de Camioneros.

-III-

Ahora, a raíz de la inminente puesta en operación de la Línea 3 del Tren Eléctrico Urbano de Guadalajara, la Secretaría de Transporte (antes Secretaría de Movilidad, antes Departamento de Tránsito, etc.) anunció... lo de siempre: una reestructuración más (la enésima, para ser exactos) de las rutas -25, para empezar- del servicio urbano.

Aunque es imperativo conceder a esa iniciativa el beneficio de la duda, sería lamentable que, como todas las anteriores, sirviera para tres cosas: para nada..., para nada... y para nada.

(Dicho lo cual, vaya un sincero mensaje de condolencia a Mariana [su hija], a Sebastián [su nieto], a sus alumnos y camaradas en la Universidad Panamericana, a los lectores de sus críticas de libros en EL INFORMADOR y a sus escuchas en “Radio Metrópoli” por muchos años, por el fallecimiento de Alejandro Gómez Gómez. Descanse en paz).
 

Temas

Lee También