Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Ideas |

- “Argumenta, no insultes”

Por: Jaime García Elías

- “Argumenta, no insultes”

- “Argumenta, no insultes”

Cuando, al asumir el cargo, el Presidente López Obrador anunció que todos los días, a primera hora, encabezaría una reunión del llamado Gabinete de Seguridad, y a continuación ofrecería una conferencia de prensa, hubo quienes interpretaron tales anuncios como promesas de que vendrían, para todo el país y para sus habitantes, tiempos mejores tanto en materia de seguridad como en comunicación entre Gobierno y pueblo.

-II-

Lo primero, de cumplirse, respondería a la principal demanda ciudadana previa a las elecciones federales del año pasado. Lo segundo rompería una tradición perversa: que los presidentes sólo se comunicaran directamente con el pueblo mediante ocasionales monólogos, “en cadena nacional”, cuando había temas coyunturales -sismos, huracanes…- que ameritara difundir determinados mensajes, o, en su defecto, entrevistas exclusivas con alguno de los medios más reconocidos y en los horarios de mayor “rating”.

En la práctica, los beneficios de la innovación anunciada en materia de seguridad continúan en el ámbito de las buenas intenciones. Los resultados, antes de cumplirse un año de la actual administración, distan mucho de ser halagüeños. Las noticias, relativamente recientes, tanto de “ejecuciones” y balaceras como de hallazgos de cadáveres en la vía pública o de fosas clandestinas en casi todos los estados del país, demuestran que si, en efecto, alguna estrategia de seguridad se ha implementado desde que la cacareada “Cuarta Transformación” se puso en marcha, los beneficios no son tan notorios como sería de desearse.

-III-

En lo que atañe a la comunicación, por lo consiguiente. Algunos medios dan cobertura, “en vivo y en directo”, a las cotidianas “mañaneras”. Casi todos se esmeran en difundir versiones sumarias de las mismas. Adicionalmente, es probable que un porcentaje mayoritario de los espacios de opinión se haya ocupado de temas abordados a profusión en esas conferencias de prensa… y, sobre todo, de las frases que el Presidente -casi seguramente el más locuaz que este país haya tenido en toda su historia- ha desgranado en las mismas... Los beneficios tangibles de ese ejercicio, empero, aún están por verse.

Ayer, por ejemplo, destacó la recomendación de “argumentar, no insultar”, dirigida a sus críticos (a los que sistemáticamente llama “adversarios”)… sin reparar en que motejar de “fifís”, “neoliberales”, “conservadores” y similares a quienes respetuosamente -¡y con argumentos, sobre todo!- ejercen el derecho de cuestionar los actos de Gobierno, es una forma de violencia verbal equivalente al insulto, porque notoria y deliberadamente trata de lastimar, desacreditar o zaherir a quien alude.
 

Temas

Lee También

Comentarios