Viernes, 26 de Febrero 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- A consulta

Por: Jaime García Elías

- A consulta

- A consulta

Así como “algo tiene el agua, donde la bendicen”, algo debe tener Félix Salgado Macedonio, candidato por Morena a la gubernatura de Guerrero, donde ha sido capaz de hacerle sombra a últimas fechas al inevitable ajonjolí de todos los moles de la actual administración…

-II-

Tildado de “nefasto” e “impresentable” por sus detractores, el historial de Salgado probablemente es menos conocido que la información de que enfrenta tres procesos penales por sendas acusaciones de violación en su contra. Oriundo (el 14 de enero de 1957) de la localidad de Las Querendas, municipio de Pungarabato, e ingeniero agrónomo por la Universidad Autónoma de Guerrero, Salgado militó, sucesivamente, en PRI, PARM, PSD, PMS, FDM y PRD, de cuyo Comité Directivo Estatal fue presidente y por el que fue candidato a gobernador de Guerrero para la elección de 1993, que perdió ante el candidato del PRI, Rubén Figueroa Alcocer. Un año después fue electo senador. Candidato nuevamente a la gubernatura estatal en 1999, pierde la elección ante el priista René Juárez Cisneros, y realiza plantones y marchas de protesta aludiendo fraude en los comicios. En 2000 es electo diputado federal, y en 2005 alcalde de Acapulco, postulado por el PRD, al que renuncia en 2014. En 2018, postulado por Morena, ganó por más de 700 mil votos la elección para senador. En enero pasado, Morena lo designa candidato a gobernador de su Estado para las próximas elecciones… aunque el año pasado trascendió que tres denuncias en su contra por supuesto abuso sexual están en curso.

Tildado de “nefasto” e “impresentable” por sus detractores, el historial de Salgado probablemente es menos conocido que la información de que enfrenta tres procesos

-III-

Tanto el presidente de Morena como el Presidente López Obrador (fundador y líder moral de ese partido) han ratificado la candidatura de Salgado. Retirársela quebrantaría la presunción de inocencia a que todo acusado tiene derecho, hasta que una sentencia judicial no determine lo contrario; además, sentaría el precedente de que cualquier acusación, aun siendo calumniosa, pudiera estropear cualquier candidatura, aun siendo lícita. Sostenerla lo expone a que el desarrollo del proceso y el clamor de sus adversarios y de grupos feministas, principalmente, inclinen las voluntades ciudadanas, durante las campañas, y los votos, en las elecciones, en su contra.

Colofón: Para quienes han promovido y realizado “consultas” para dirimir la construcción (o no) del Aeropuerto de Texcoco o el encarcelamiento (o no) de los ex presidentes, quizá lo más pertinente sea dejar la decisión de si Salgado debe ser gobernador de su Estado (o no), a expensas de “la madre de todas las consultas”: una elección democrática. (¿O no...?).

Temas

Lee También