Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 17 de Noviembre 2018

Independientes y taquilleras

El éxito de las cintas calificadas como “indie” es un hecho; expertos plantean cuál es su siguiente paso para continuar por dicho camino

Por: El Informador

Contar historias que conectan con el público es una de las virtudes del cine independiente exitoso. EL INFORMADOR/Archivo

Contar historias que conectan con el público es una de las virtudes del cine independiente exitoso. EL INFORMADOR/Archivo

No son las súper producciones independientes que dominan la taquilla, pero las películas independientes se han probado como dignas rivales en la lucha por la atención de los espectadores. Consideradas por algunos como películas “de nicho” porque apelan a públicos muy específicos, cintas como “Lady Bird” ($74MDD en taquilla, Focus Features), “Llámame por tu nombre” ($40MDD en taquilla, Sony Pictures Classics), “Yo Tonya” ($46MDD en taquilla, NEON) y la premiada “La forma del agua” de Guillermo del Toro ($195MDD en taquilla, Fox Searchlight) lograron descollar incluso frente a rivales imponentes. En CinemaCon se planteó entonces una pregunta: ¿qué está sucediendo que estas películas pequeñas pueden competir con los monstruos taquilleros?

“Estamos conectando con los espectadores. Eso es seguro. Y hay que conectar con ese público porque, cuando lo haces, el público sigue volviendo a las salas de cine. Con estas películas vemos que es realmente en las salas de cine donde puedes tener una experiencia ‘totalmente cinematográfica’ y no en otras ventanas”, comentó Tom Prassis, vicepresidente ejecutivo de Sony Pictures Classics durante el panel titulado “El mercado independiente y de nicho: Más fuerte que nunca”. La idea fue secundada y redondeada por Lisa Bunnell, presidenta de distribución de Focus Features: “Este es un gran momento para ser independiente. Vas a festivales y ves más películas de las que hayas visto jamás. Hay mucho contenido y un público que lo está buscando”.

“Lady Bird”. La cinta recaudó $74MDD en taquilla.
“Yo Tonya”. Obtuvo ingresos por $46MDD en taquilla.

Empero, los estudios puntualizaron que el factor más importante para consagrar el éxito actual del cine “indie” proviene de la relación que puede establecerse entre los estudios, distribuidores y los exhibidores. Bunnell detalla que “necesitamos la ayuda de las salas de cine para poder cautivar a las audiencias. Los exhibidores tienen que ayudarnos activamente con la programación para poder acercarnos al público”.

En este tono, Frank Rodríguez de Fox Searchlight puntualizó que “cuando los exhibidores se dan cuenta de que hay un mercado para estas películas tan específicas es que empezamos a crecer.” Asimismo, la cabeza tras el éxito de títulos como “La forma del agua” o “Tres anuncios por un crimen” dijo que se siente optimista respecto al mercado, aunque en su mente cabe sólo una preocupación: “lo que me preocupa es que no sepamos llevar a los jóvenes al cine, que no podamos atraer a esos nuevos públicos que son las audiencias  del futuro. Aunque claro, como estamos trabajando con gente tan talentosa como Guillermo del Toro o Wes Anderson, no hay forma de que uno pierda el sueño o de no sentirnos optimistas”.

Por su parte, Elissa Federoff de NEON hizo hincapié en la parte de la promoción, que no está articulada con presupuestos del calibre de las producciones comerciales. Es por eso, comentó, “que todas las ventanas digitales de todos los exhibidores son importantes para nosotros, porque nos sirve para promover las películas”, de ahí al fuerte presencia que estos títulos buscan tener en redes sociales o en las páginas oficiales de los cines. Además, Federoff alentó a los exhibidores al decirles que “nadie conoce al público como ustedes. Nadie sabe cómo son sus invitados mejor, su mercado local es algo que ustedes dominan y, cuando nos comparten lo que sus espectadores quieren, nos ayudan a distribuir y programar mejor”. 

“La forma del agua”. Triunfó en taquilla con $195MDD.
“Llámame por tu nombre”. Ganó $40MDD en taquilla.

Ampliar la temporada

En el encuentro también se habló de temas de calendario. La temporada de premios ciertamente concentra este tipo de estrenos y todos quieren estrenar entre el otoño y el Oscar, pero eso es algo que ya no tiene que suceder. Películas como “¡Huye!” o “Dunkerque” se estrenaron en primavera y verano respectivamente y, aun así, lograron ser nominadas y triunfar en taquilla. “Ya no hace falta estrenar en la temporada de premios para ser tomados en cuenta por los espectadores, ni para ser nominados. El calendario tiene 52 semanas. Usémoslas todas para que los espectadores puedan ver buen cine todo el año, no solo cuando vienen las premiaciones”, sentenció Bunnell de Focus Features.

Temas

Lee También

Comentarios