Domingo, 26 de Junio 2022

Ethan Hawke enmascara su lado siniestro en "The Black Phone"

Llega a la cartelera este 23 de junio la película que todos los fanáticos del terror han estado esperando

Por: El Informador

Ethan Hawke, como “The Grabber”, y Mason Thames, como “Finney Shaw”. CORTESÍA/ Universal Pictures

Ethan Hawke, como “The Grabber”, y Mason Thames, como “Finney Shaw”. CORTESÍA/ Universal Pictures

Todo parece indicar que la nueva cinta del director y productor estadounidense Scott Derrickson, “El Teléfono Negro” (“The Black Phone”, 2021), se convertirá en la película de terror de la temporada.

El realizador de películas como “El exorcismo de Emily Rose”, “Siniestro” o “Dr. Strange” eligió como protagonista al experimentado actor Ethan Hawke para este filme de terror sobrenatural que cuenta la historia de un adolescente, “Finney Shaw”, quien después de ser secuestrado por un asesino de niños —Ethan Hawke—, empieza a recibir llamadas de las víctimas anteriores del homicida desde un teléfono desconectado; estos mártires están decididos a evitar que lo que les pasó a ellos no le ocurra a “Finney”.

En entrevista, Ethan Hawke habla de su rol como el secuestrador (“The Grabber”) en la cinta.

—¿Qué te hizo querer ser parte de este proyecto?

—Hace cerca de una década trabajé con Scott Derrickson en “Siniestro”, y me gusto porque con él aprendí mucho acerca de cine de terror y cómo eso intersecta con la actuación. Seguí su carrera con los años y lo respeto mucho; por eso, cuando alguien como él te ofrece un papel, lo tomas en serio. Además, a diferencia del 95% de las cintas de terror, en “El Teléfono Negro” hay algo hermoso que late dentro de la historia.

—¿Cómo describirías ese “algo hermoso”?

—Bueno, la película es terrorífica, pero lo hermoso es que en realidad trata de dos hermanos que se ayudan mutuamente, que aprenden a cuidar de sí mismos. Eso me conmueve, y cuando leí el guion no podía dejarlo.

—Tu personaje es terrible y complicado. ¿Qué piensas de él?

—Obviamente es una persona muy perturbada. Lo que descubrí es que era más sencillo encarnarlo como un animal herido, alguien que hace las cosas porque, supone, el mundo lo ha tratado mal. En ese sentido, creo que piensa que infligir dolor a los demás es un acto de justicia porque así fue tratado. De ese modo, no siente culpa porque cree que es justo lo que hace.

—Siempre usa máscara. ¿Cuál ha sido tu experiencia al actuar con el rostro cubierto?

—Siempre hay algo liberador al actuar enmascarado. Cuando era niño, recuerdo la clase de teatro y estudiar lo que la máscara hace al lenguaje corporal o la voz, y cómo puede impactar la relación del actor con el público. Además, viviendo en pandemia, con la cara cubierta siempre, me pareció algo interesante al hacer la película.

—Y la máscara cambia constantemente…

—Por eso creo que la mente de Scott es especial, a él se le ocurrió lo del cambio constante de la máscara. Y eso significó una labor estética excepcional: a veces cubre la parte superior de la cara, otras veces la inferior; a veces está de un lado, luego en el opuesto; a veces sonríe o frunce el ceño o carece de expresión. Cualquier relación se basa en la verdad, y es fascinante porque a todos nos asusta no saber la verdad y odiamos que nos malinterpreten. Es impresionante la manera en que diseñaron las máscaras, y fue divertido usarlas y elegir la indicada para cada escena. Las máscaras son arquetipos importantes en el cine de terror.

—Has trabajado con grandes directores, ¿por qué crees que Scott Derrickson se ha convertido en una voz importante en el cine de terror hoy día?

—Porque sabe lo que hace y entiende la matemática y geometría del género. Hay una ciencia para despertar el temor, y cómo usarlo de modo efectivo para contar una historia. Como actor es genial estar en buenas manos y saber que las cosas saldrán bien, eso brinda trabajar con Scott Derrickson. Cuando la gente sabe lo que hace, el trabajo es más sencillo.

—Hay quien dice que es divertido ser el villano en la historia porque te permite salir de la zona de confort al actuar, ¿lo crees?

—Sí, porque es usual que el bueno haga lo correcto, pero no se sabe lo que el villano hará. Por eso los actores se divierten con los malvados. Claro que debe mantenerse la autenticidad del personaje para que tenga sentido.

—¿Qué piensas de la película ahora que está terminada?

—Creo es la película más madura de Scott Derrickson a la fecha. Cuando ves una película de terror como ésta, que se siente asimismo personal, te das cuenta que se trata de la labor de un artista. Y me gustan mucho las películas así. En “El Teléfono Negro” hay una elegancia y una calidez que no le había notado antes a Scott. El miedo es parte de la vida, a veces no sabemos qué hacer con él y ponerlo en una cinta tiene valor porque nos enseña cómo manejarlo.

Hablemos del miedo...

Al cuestionar al actor si cree que ver una película de miedo como “The Black Phone” puede ser catártico de alguna manera, responde: “El miedo es una gran parte de nuestra vida diaria, y muchas veces simplemente no sabemos qué hacer con él. Entonces, ponerlo en una película o en un escenario tiene valor, porque en última instancia nos enseña cómo manejarlo.

—En ese sentido, ¿qué te asusta en la vida real?

—La gente que no quiere escucharse unos a otros. Creo que estos últimos dos años han sido difíciles para todos, ya que estábamos descubriendo cómo superar nuestro miedo a la pandemia y a los demás. Hay tanto de lo que tememos todo el tiempo, y creo que las artes pueden ayudar a encontrar un punto de encuentro.

Sobre “El Teléfono Negro” 

(“The Black Phone”, 2021)

  • Compañías productoras: Universal Pictures, Blumhouse y Crooked Highway.
  • Director: Scott Derrickson.
  • Filme basado en el libro “The Black Phone” de Joe Hill, hijo de Stephen King.
  • Reparto: Ethan Hawke, Mason Thames, Madeleine McGraw, Jeremy Davies y James Ransone.
     

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones