Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 13 de Diciembre 2018

Rechazan en EU el ultimátum de Trump en TLCAN

Senadores republicanos rechazaron las presiones para ratificar el acuerdo comercial, piden que se continúe con las negociaciones 

Por: El Informador

La estrategia de “tómalo o déjalo” podría tener efectos negativos como arriesgar empleos. AFP/D. Angerer

La estrategia de “tómalo o déjalo” podría tener efectos negativos como arriesgar empleos. AFP/D. Angerer

Más de 30 senadores republicanos se dirigieron al Representante Comercial de Estados Unidos y máximo representante de ese país en las mesas de negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), Robert Lighthizer, para expresarle su preocupación sobre la estrategia que el presidente Donald Trump buscaría usar para presionar al Congreso para ratificar el acuerdo comercial en el corto plazo. 

“Nos preocupan los recientes informes de los medios que sugieren que usted podría estar considerando una estrategia de ultimátum para presionar al Congreso a aceptar un TLCAN actualizado, incluso por medio de amenazas de retirarse del acuerdo original”, señalaron 32 legisladores republicanos en una misiva. 

De acuerdo con los senadores, una estrategia de “tómalo o déjalo” para el acuerdo que representa más de un billón de dólares de comercio trilateral podría tener efectos negativos, como poner en riesgo empleos de su propio país, así como también comprometer el crecimiento económico. Los funcionarios resaltaron su preocupación sobre obtener las garantías por las que aboga la Ley de Prioridades Comerciales y Rendición de Cuentas (TPA, por sus siglas en inglés), las cuales ayudan a que el Ejecutivo considere los aportes y prioridades del Congreso, previo al término de las negociaciones de los acuerdos comerciales en función de que éste pueda ser ratificado con mayor facilidad. 

“Como resultado de estos requisitos consultivos y otras disposiciones establecidas en el estatuto, la TPA también prevé la consideración rápida por parte del Congreso de los TLC’s negociados, lo que permite votaciones de mayoría simples en ambas cámaras del Congreso sin considerar ninguna enmienda. Sin embargo, nos preocupa que el apoyo legislativo necesario esté en peligro si las disposiciones son contrarias a las prioridades y los objetivos del Congreso”, mencionaron los legisladores. 

Esta semana, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, dijo en una entrevista televisiva que una de las opciones que estarían considerando para que el acuerdo pudiera ratificarse en el año en curso sería procesar un tratado ‘adelgazado’, lo que quiere decir que sería un acuerdo sin cambios estructurales de fondo, que podría ser firmado sin la necesidad de ratificarse por el Congreso. 

Más de 30 senadores republicanos enviaron una carta a Robert Lighthizer, Representante Comercial de EU, para expresar su preocupación sobre la estrategia de Trump para presionar al Congreso de ratificar el TLCAN en el corto plazo.

Un tratado ‘skinny’ significaría concluir un texto en el que no se contemplen estatutos que impliquen un impacto en la legislación federal del país vecino, ya que esto requeriría por fuerza la ratificación del Congreso. 

“Hay ciertas cosas que a lo mejor no requerirían pasar al Congreso, por ejemplo, la regla de origen, porque anteriormente ya se modificaron las reglas de origen sin necesidad que pasara por el Congreso, hace como 10 años; los mecanismos de solución de diferencias tienen sus reglamentos, esos reglamentos tampoco pasaron por el Senado de México y tampoco pasaron por el Congreso de EU”, destacó Gustavo Uruchurtu, uno de los negociadores del TLCAN original. 

Algunos de los temas que sí implicarían un cambio en la legislación federal serían la cláusula ‘sunset’, que plantea poner una muerte súbita al acuerdo; y la estacionalidad agrícola. 

A pesar del contexto de incertidumbre, altos funcionarios de los países involucrados en el acuerdo están en contacto y con la disposición de reunirse en cualquier momento, aseguró la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland. 

“Fue una de las cosas de las que hablamos ayer (con los ministros); todos podemos subirnos a un avión en cualquier momento si sirve para impulsar las negociaciones. Yo diría que tenemos un contacto muy estrecho y cercano”, dijo Freeland este martes. 

Incertidumbre 

Pero la situación que vive el tratado no se ve con ojos positivos en todos los sectores; el empresario estadounidense Lance Fritz, CEO de la ferroviaria Union Pacific, empresa con operaciones en los tres países norteamericanos, aseguró estar preocupado por la situación. 

“Lo que me preocupa ahora es que parece que estamos en una carrera para llegar a un acuerdo, y si no lo podemos tener listo pronto vamos a tener que pausarlo por un tiempo. Y ese me parece que es un lugar poco sano para estar”, dijo Fritz en entrevista con la CNBC. 
 

Temas

Lee También

Comentarios