Jueves, 09 de Julio 2020

Invitaciones y adjudicaciones directas, la ruta del Tren Maya

El 44% de los contratos ya tenía ganador antes de licitarse 

Por: El Informador

Ayer, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo para que inicien las obras del Tren Maya con el Tramo 4 Golfo Izamal-Cancún. EL FINANCIERO

Ayer, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dio el banderazo para que inicien las obras del Tren Maya con el Tramo 4 Golfo Izamal-Cancún. EL FINANCIERO

Las adjudicaciones directas de contratos predominan en el Tren Maya, proyecto bandera de la actual administración, pese a que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador prometió en el Plan Nacional de Desarrollo que estos procedimientos serían eliminados por considerar que son sinónimo de corrupción. 

En esta obra ferroviaria, 45 de los 102 contratos concretados a la fecha han sido mediante adjudicaciones directas, lo que significa que 44 por ciento de las obras ya tenían ganador antes de licitarse, de acuerdo con una revisión realizada por el El Financiero, con base en los datos reportados en Compranet. 

En suma, los 45 contratos por adjudicación directa del Tren Maya representan 27 mil 849 millones de pesos, lo que significa 39.4 por ciento de los recursos erogados en el proyecto que a la fecha ha costado más de 70 mil 771 millones de pesos. Según el gobierno, el valor total del proyecto será de 140 mil millones de pesos y los recursos se obtendrán del erario. 

Ana Martínez, investigadora del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), indicó que esta cifra crecería si no se realiza la planeación necesaria, con lo cual el proyecto costaría hasta un billón 533 millones de pesos. 

La última adjudicación directa anunciada por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) fue el tramo 4, otorgado sin concurso a ICA, en un contrato confirmado por el gobierno que aún se encuentra pendiente por formalizar, por 27 mil millones de pesos, el monto más alto de los 102 acuerdos que hasta ahora se han celebrado. 

“Tuvo que ser adjudicación directa (el tramo 4), sacar a ICA y meter a otra empresa es más complicado. Nos cuesta el derecho de vía, si les hubiéramos dicho, ‘quítate porque allí te voy’, hubiéramos tenido que indemnizar (a ICA)”, reconoció Rogelio Jiménez Pons, director general del Fonatur, al momento de anunciar que daría a dicha constructora el tramo 4, debido a que la empresa detenta el derecho de vía de la carretera Kantunil-Cancún, autopista paralela al trazo del proyecto ferroviario. 

El director general de Fonatur defendió que la entrega de adjudicaciones directas ha sido para contratos ‘pequeños’, por lo que sostuvo que no ha habido lugar para la corrupción o para favorecer a una empresa en específico en esta obra y agregó que la ONU es un observador del otorgamiento de los contratos, los cuales no se pueden prestar a subjetividades porque se realiza un proceso técnico de selección. 

El IMCO señaló que proyectos ferroviarios como Tren Maya suelen carecer de rentabilidad y constituyen una ‘carga’ para los contribuyentes, que, para el caso de este proyecto de infraestructura, deberán asumir el costo total del mismo. 

“El rigor técnico en la planeación y retroalimentación con partes públicas y privadas en estos proyectos determina en gran medida el éxito de estos para dar beneficios a las sociedades que los construyen y las poblaciones en las que pretenden generar crecimiento y desarrollo económico”, señaló la investigadora del IMCO. 

Hasta ahora, la empresa más beneficiada, después de ICA, de los contratos sin concurso del Tren Maya es Mextypsa, filial de la española Typsa, que obtuvo por adjudicación directa los contratos para la ‘Asesoría técnica para la estructuración del proyecto integral’ y el ‘Servicio de Oficina de Gestión’ por 632 millones 921.8 mil pesos. 

Mextypsa, encargada de construir la torre de control del NAIM, cuyo proyecto que López Obrador ha calificado de ‘barril sin fondo’, ahora es una de las principales contratistas del proyecto ferroviario en el sureste. 

Concursos por invitación, la otra vía 

Las invitaciones a cuando menos tres empresas es otra de las vías por las que Tren Maya ha avanzado: 26 contratos (25 por ciento del total) se otorgaron a firmas invitadas por el gobierno. 

En total, 63 millones 342 mil 443 pesos fueron entregados bajo este esquema, a través de ‘anteproyectos’ para las estaciones del Tren en Playa del Carmen, y Escárcega, además de estudios arquitectónicos y para los pasos de fauna necesarios. 

Se han licitado tres de los siete tramos que fueron obtenidos por los consorcios por Mota-Engil de México, Operadora Cicsa y Gami Ingeniería. El tramo 4 a ICA, el quinto será licitado, pero con una ventaja para BlackRock, mientras que los restantes los hará el Ejército. 

Temas

Lee También