Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017
Economía | En 2016 representó 80% de las ventas reportadas en diciembre

Buen Fin, apuesta clave para sector comercio del país

La campaña ya contribuye con un tercio de los ingresos del cuarto trimestre 
 
Desde 2011, cuando se celebró por primera vez el Buen Fin, noviembre se posicionó como el segundo mes más importante en ingresos. EL INFORMADOR/Archivo

Desde 2011, cuando se celebró por primera vez el Buen Fin, noviembre se posicionó como el segundo mes más importante en ingresos. EL INFORMADOR/Archivo

El próximo viernes inicia la séptima edición del Buen Fin, campaña de promociones y descuentos que se ha convertido en una apuesta clave para desplazar mayores volúmenes de venta por parte de los comercios afiliados a la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD). 

Noviembre –mes en que tiene lugar la campaña– representó para las cadenas integrantes a la ANTAD casi el 32 por ciento de sus ventas totales del cuarto trimestre de 2016, mientras que en 2010 –un año antes de que se implementara el Buen Fin– era el 27.9 por ciento. 

Los cerca de 4 puntos porcentuales de diferencia significan 16 mil millones de pesos, equivalentes al presupuesto anual del Metro de la Ciudad de México o a la inversión presupuestada por Wal-Mart de México y Centroamérica el año pasado. 

“Pudiera ser que (noviembre) ya le esté quitando un poco de peso al mes de diciembre” 

Valentín Mendoza, analista de Banorte. 

“Es una temporada muy importante, y te da sustento para mantenerte optimista en el tema del crecimiento. De hecho, pudiera ser que ya le esté quitando un poco de peso al mes de diciembre, pues si el consumidor tenía planeada la compra de un bien duradero, es posible que aproveche alguna oferta en el Buen Fin para adelantar su adquisición”, explicó Valentín Mendoza, analista de Banorte. 

Para Wal-Mart –el único retailer público que revela de forma mensual sus ventas–, la contribución de noviembre en la facturación del último trimestre creció 3 puntos porcentuales en los últimos siete años, al alcanzar el 31 por ciento en 2016. De hecho, desde 2011, cuando se celebró la primera edición de el Buen Fin, noviembre se posicionó como el segundo mes más importante en términos de ingresos, sólo por debajo de diciembre; incluso desplazó a mayo –con las ventas de Día de la Madre– y julio –con las campañas promocionales de verano– que antes de ese año se disputaban la segunda posición. 

Especialistas explicaron que las fuertes campañas publicitarias, en las que incluso participa el gobierno federal –al otorgar de forma anticipada una parte del aguinaldo a sus empleados– y la cercanía con las fiestas decembrinas, son algunos de los factores por los cuales el Buen Fin impulsa las ventas de los retailers en el undécimo mes del año. 

“El evento se ha vuelto muy relevante, ya todo mundo lo tiene muy arraigado en su planeación, y esto se da en ambos lados, el de los retailers y el del consumidor. Es algo que ha cambiado el entorno de compras en la temporada decembrina”, dijo Carlos Hermosillo, analista de Actinver Casa de Bolsa. 

En 2016 las ventas de noviembre representaron casi el 80 por ciento del monto registrado en diciembre, mientras que para la ANTAD y Wal-Mart cada uno de los 10 primeros meses del año en promedio pesan el 66 por ciento en los ingresos del mes más importante para las ventas (diciembre). 

En 2010 noviembre representó únicamente 64 por ciento en proporción a los ingresos registrados en el duodécimo mes del año, similar al promedio de los 10 meses anteriores de 63 por ciento. 

Analistas estiman que en los próximos cinco años noviembre podría significar hasta 85 por ciento de los montos recaudados en diciembre, aunque es difícil que en algún momento iguale o supere al desempeño que se registra en el último mes del año. 

Los analistas esperan que las ventas a mismas tiendas en noviembre registren un alza de alrededor de 5 por ciento con el Buen Fin. EL INFORMADOR/Archivo

Llega con alta inflación y desaceleración 

El llamado ‘Fin de semana más barato del año’, del 17 al 20 de noviembre, llega a su séptima edición en un entorno complicado por los recientes desastres naturales de septiembre, la desaceleración del consumo, una inflación alta y comparativos difíciles en ventas. 

Datos del INEGI revelan que de las categorías de productos más solicitadas en el Buen Fin; ropa, calzado y accesorios presentan una inflación acumulada de 4.4 por ciento en el año, y en el caso de muebles, aparatos y accesorios domésticos alcanza el 4.2 por ciento. 

“La base comparable es difícil, hay que considerar que el año pasado hubo un efecto psicológico importante por el tema de la incertidumbre, lo que llevó a algunos consumidores a hacer compras adelantadas, pues no se sabía qué podía pasar con la economía”, indicó Valentín Mendoza, de Banorte. 

En general, los analistas esperan que las ventas a mismas tiendas en noviembre registren un alza de alrededor de 5 por ciento con el Buen Fin. 

“Hemos estado viendo que las empresas han estado haciendo el almacenamiento de mercancía con miras a la esperada fecha, además se tiene una buena perspectiva de lo que espera el consumidor, aunque en general no esperamos que los descuentos pudieran ser tan atractivos”, dijo Marisol Huerta, analista de Bursamétrica. 
 

Temas

Lee También

Comentarios