Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 25 de Septiembre 2018

Kanté, el ídolo "invisible" de la Selección francesa

El tímido mediocampista de 1.68 metros de altura es un elemento esencial en once que jugará el próximo domingo la final de Rusia 2018 ante Croacia

Por: AFP

Kanté (C) es admirado de manera unánime; incluso el presidente de la Federación francesa lo ha elogiado. AFP/F. Fife

Kanté (C) es admirado de manera unánime; incluso el presidente de la Federación francesa lo ha elogiado. AFP/F. Fife

¿Existe alguien que pueda criticar a N'Golo Kanté? Compañeros, entrenadores, rivales, expertos, hinchas, patrocinadores y muchos más saludan unánimemente las cualidades deportivas pero también humanas del centrocampista recuperador francés, quien hace cinco años jugaba en la tercera división francesa.

El primer jugador de los Bleus que originó los primeros cantos de su hinchada en Rusia 2018 no fue Antoine Griezmann, ni el astro Kylian Mbappé, ni tampoco Raphaël Varane o Paul Pogba. "Es amable, pequeño, se va a comer a Lionel Messi, pronto en los Campos Elíseos, N'Golo Kanté", recitaban los aficionados galos, que el domingo mirarán la final ante Croacia confiando en su ídolo "invisible" Kanté.

El volante del Chelsea se impone como uno de los mejores recuperadores del torneo. "No hace ruido, pero efectúa un trabajo monstruoso", observa otro exjugador francés de origen africano, Rio Mavuba, también especialista en la materia. "Siempre tiene sentido colectivo en su juego", aclara.

Muy tímido

¿Quién se esconde detrás de esa lluvia de elogios? Un jugador muy tímido de 1.68, siempre sonriente y discreto fuera del campo de juego, pero que da volumen de juego y exhibiciones de anticipos en el césped, donde realmente habla. Con él, "jugamos con doce hombres en el terreno de juego", comenta Olivier Giroud, aludiendo a su capacidad infatigable de correr y marcar. "Va por todos lados, tiene quince pulmones", se suma Paul Pogba.

Mejor jugador de la Premier League inglesa en 2017, ganador del título inglés con Leicester en 2016 y con el Chelsea en 2017, podría convertirse en campeón mundial el domingo.

Paradojas de la vida, en 2013 jugaba en la categoría National de Francia, equivalente a una tercera división francesa, con la camiseta del Boulogne, en el noroeste del país, antes de pasar al Caen, quien lo adquirió por poco dinero.

"Tal vez la gente que lo supervisaba no se tomó el tiempo suficiente. Su principal inconveniente es su talla. Pero para mí, al contrario, es una ventaja", explicaba antes de la Eurocopa-2016 su exprofesor Piotr Wojtyna.  

"Es tan discreto que los reclutadores sin duda no han podido ver que era un jugador excepcional", estimaba a Pierre Ville, dirigente histórico del Suresnes, club de las afueras de París en el que 'N-G' jugaba en 2010 con 19 años, en Promoción de Honor (novena categoría del fútbol francés).

Volvió "loco" a Bielsa

AP/D. Vincent

En Caen, este muchacho de familia numerosa había llamado la atención del entrenador argentino Marcelo Bielsa, una noche en la que el equipo de Normandía se cruzó con el Marsella y el público del estadio Vélodrome quedó con la boca abierta por su hiperactividad en la medular, en un partido en 2015. El "Loco" lo pidió para el OM, pero Kanté optó por marcharse al Leicester, que puso sobre la mesa 8 millones de euros, en lo que terminó siendo un gran negocio de cara al futuro.

Tres temporadas más tarde, es titular indiscutido de Francia y todo el mundo lo adora, compañeros o incluso el presidente de la Federación Francesa, Noël Le Graët. "Tiene muy buena técnica. Da la sensación que no juega, de lo bueno que es. Anticipa todo el tiempo", confió a inicios de julio.

RR

Temas

Lee También

Comentarios