Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 19 de Octubre 2018

El Mundial, un revólver en la cabeza de Messi: Sampaoli

''Es una locura que no pueda disfrutar de su talento'', dice el entrenador de Argentina sobre la presión que existe sobre el astro

Por: El Informador

"Me toca dirigir al mejor jugador de toda la historia", afirma Sampaoli. AFP/G. Bouys

La prensa argentina publicó adelantos de un libro del técnico de la Selección albiceleste, Jorge Sampaoli, en el que el entrenador afirma que la Copa del Mundo del futbol es un "revólver" en la cabeza de Lionel Messi, a causa de la presión que existe para que el jugador del Barcelona la gane.

"Lo que encuentro de negativo es que este tipo de fútbol daña hasta a Messi. Le ponen un revólver en la cabeza que se llama Copa del Mundo y si no la gana, le salta el disparo y lo mata. Es una locura que no pueda disfrutar de su talento", escribió Sampaoli en un extracto que reproduce la revista Viva, del diario Clarín.

"La gran diferencia de Messi con el resto de las estrellas de la historia es el amor por la pelota por encima de todo"

El entrenador reflexiona sobre lo que significa dirigir al astro del Barcelona, y lo que en su opinión diferencia a Messi de otros grandes jugadores de la historia.

"En este momento siento que me toca dirigir al mejor jugador de la historia. Es todo un tema. Está por encima de las variables normales. Un tipo que se mantuvo diez años como el mejor del mundo te modifica la forma de conducción. Es difícil asumir ese rol cuando tu conducido sabe que es mejor que vos, que ejecuta como nadie. Es una responsabilidad, pero en definitiva es un disfrute".

"La gran diferencia de Messi con el resto de las estrellas de la historia del fútbol del mundo es el amor por la pelota por encima de cualquier otra cosa. Ese sentimiento por el juego lo hacen muy diferente. Leo sigue priorizando al fútbol por sobre las otras cosas. En el paso del tiempo, es inigualable".

Sampaoli, que dirigió al Sevilla, sabe lo que significa enfrentar a Messi como adversario.

"Cuando me tocó tenerlo enfrente, fue una preocupación muy grande porque tenía que crearle obstáculos a alguien imparable, que los salta todo el tiempo. Había que buscar estrategias de control sobre él, y sobre el resto. Ahora, trato de disfrutar de tener soluciones con él. Lo más difícil es optimizar al entorno para que no se minimice ante la presencia de un jugador tan importante y determinante. El resto debe lograr compatibilizar con él, y eso no es tan sencillo. Es más complicado hacer funcionar a un equipo con jugadores que tienen que entenderse con Messi que idear un plan colectivo con jugadores normales. Cuando uno organiza una estructura donde hay un genio, es más complejo conmover al genio y que el resto no se achique ante su enorme estatura. En ese rasgo, la conducción no puede ser la misma cuando tenés a Messi que cuando no lo tenés. Está claro que tenerlo a favor es lo que cualquiera quisiera siempre, porque está visto que el Barcelona fue y es lo que es, entre otras cosas, porque tiene a Messi".

"Cuando uno organiza una estructura donde hay un genio, es más complejo conmover al genio y que el resto no se achique"

El entrenador no cree que la mejor manera de dirigir a Messi sea inventar una estructura o posición nueva, sino colocarlo en la posición correcta, en un entorno ya conocido.

"Hay que buscar a los mejores para luego ponerlos en el dibujo que corresponda. Hay que poner la jerarquía adentro y ubicarla donde mejor funcione. Y Leo tiene que jugar como en su club. Inventarle una posición para meterlo dentro de un sistema o estructurarlo es cometer una locura.

Con sus palabras, el entrenador también resta algo de presión sobre el astro del Barcelona, de quien Argentina parece siempre esperar que logre los resultados por sí solo.

"Hicimos hincapié en que el fútbol le debía un Mundial a Messi y que la mochila se la teníamos que sacar nosotros. Si nos ayudaba, mejor, pero debíamos poner la cara por él. Debíamos llevarlo nosotros, no esperar que nos lleve siempre él. Sus compañeros debían hacerse cargo. Tenían que tomar la posta y hacer de cuenta de que no estaba. Él en un momento iba a aparecer".

RR

Temas

Lee También

Comentarios