Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Noviembre 2017

Alcalde ruso pide ''no golpear'' a aficionados extranjeros en Mundial

El edil de Kaliningrado pide hospitalidad con los fanáticos visitantes durante la justa deportiva de 2018 y les recomienda salir de vacaciones por esos días
Enfrentados habitualmente al problema de la violencia en el futbol, las autoridades rusas han redoblado esfuerzos con el fin de controlar a los ''hooligans'' durante la Copa del Mundo. AFP / ARCHIVO

Enfrentados habitualmente al problema de la violencia en el futbol, las autoridades rusas han redoblado esfuerzos con el fin de controlar a los ''hooligans'' durante la Copa del Mundo. AFP / ARCHIVO

El alcalde de Kaliningrado, una de las sedes rusas que albergará el Mundial 2018, pidió este miércoles a sus habitantes que se marchen de la ciudad durante el Mundial de 2018 y "no golpear" a los aficionados extranjeros.

Durante la próxima Copa del Mundo, que se celebrará en Rusia del 14 de junio al 15 de julio próximo, los habitantes de Kaliningrado (un enclave ruso situado entre Polonia y Lituania) "deben ser hospitalarios y amistosos y no golpear a nadie", declaró Alexandre Yaroshuk a la emisora Komsomolskaya Pravda de Kaliningrado.

"Si hablan inglés, ayuden a los turistas, aconséjenles, hablen con ellos", añadió.

El alcalde recomendó a sus conciudadanos que marchen de la ciudad "a descansar al campo" durante el Mundial.

"La ciudad estará llena de gente, los desplazamientos serán difíciles, prácticamente prohibidos salvo para los autobuses que transporten a los aficionados", justificó.

En Kaliningrado están programados cuatro partidos del Mundial en el nuevo estadio cuya construcción tiene que acabar antes de finales de año y que tendrá 35 mil localidades.

"Vendrán a nuestra ciudad entre 70 mil y 100 mil turistas. Todos, obviamente, no irán al estadio", aseguró Yaroshuk, quien precisó que al menos uno de los partidos en su ciudad enfrentará "a dos selecciones europeas de alto nivel".

Enfrentados habitualmente al problema de la violencia en el futbol, las autoridades rusas han redoblado esfuerzos con el fin de controlar a los "hooligans" durante la Copa del Mundo.

Temas

Lee También

Comentarios