Lunes, 13 de Julio 2020

Una historia de diplomacia mexicana

José María Murià  presenta “De no ser por México”, un texto donde rescata la historia y los puentes que ha construido la diplomacia nacional 

Por: El Informador

Presenta el libro “De no ser por México”. EL INFORMADOR / E. Barrera

Presenta el libro “De no ser por México”. EL INFORMADOR / E. Barrera

José María Murià publicó este 2019 “De no ser por México”, un relato que rescata la historia de la ayuda del país a los exiliados republicanos. En coedición de MA Porrúa  y el Seminario de Cultura Mexicana, la novedad editorial se presenta el día de hoy en El Colegio de Jalisco.

A ochenta años del suceso, el historiador hace un recuento de esta historia. El contacto con parte de la documentación necesaria para escribir este libro sucedió cuando José María trabajó en la Secretaría de Relaciones Exteriores (como director general de Archivos y Bibliotecas): “Era el seminario de ‘la mano fría’, por el whiskey que traían en la mano. Solían invitar a los diplomáticos ya jubilados o que tenían una chamba muy simbólica. Les gustaba ir a la oficina a platicar, ahí fui adquiriendo una gran cantidad de experiencias y algunos recuerdos importantes de cosas que sucedieron e hicieron los diplomáticos”.

Un acuerdo entre México y Francia colocó a los españoles  como personas “en tránsito hacia México, y por lo tanto bajo la protección del lábaro mexicano”, comentó el historiador. Ello facilitó el exilio de miles de ciudadanos españoles afines a la república: “Es una hazaña tan importante cuando sacamos cuentas de la cantidad de gente que si no les salvaron la vida en el sentido estricto, sí los salvaron de terminar en un campo de trabajo alemán. No salía ni la mitad con vida. Es un número que puede ir de 120 mil a 150 mil personas. No hay que ser clasistas, toda vida humana merece salvarse: pero todos estos eran poetas, escritores. El 20 por ciento de los refugiados españoles eran gente de alto nivel cultural. Yo mismo fui discípulo de José Gaos, una de las insignias de la migración española”.

Un poco de luz sobre el pasado

A pesar de que los archivos no están clasificados, estas historias se conocen poco. A decir de Murià, esto se debió a que los protagonistas no hicieron mucho revuelo: “En la SER hice amistad con el embajador jubilado Madero: fuimos amigos, nos veíamos seguido. Nunca me lo contó, solo hasta el final de nuestra amistad donde ya estaba muy malo, me dijo ‘Yo fui quien trajo a los niños de Morelia’. Había cierto pudor, no sé, un recato: no hubo quien gritara o pregonara”. Los “niños de Morelia” fueron un grupo de infantes (casi 500) acogidos por el Gobierno mexicano durante la guerra civil española.

Sobre los mexicanos diplomáticos que participaron a favor del exilio, Murià comentó: “Salvaron su vida gracias a estos cuates mexicanos: Algunos chavos, muy chavos. Empleados públicos, cardenistas muchos de ellos. Se la rifaron en serio. Hay una escena donde el embajador Rodríguez saca la pistola para que los policías españoles no le secuestren al presidente de la república, Manuel Azaña”.  Sobre ese episodio, el historiador resaltó: “Hay algo que no hay que perder de vista: Rodríguez venía de hacer una revolución, estaban armados. Cuando los amenazó el policía con una pistolita él le sacó una 38, escuadra, cortó cartucho. Se podría hacer una película de esa escena”.

A propósito del presidente de la República Española, el investigador resaltó un dato que no se conoce mucho, el lugar de su muerte: “No lo dicen los libros de historia sobre Azaña. Ni uno dice textualmente lo que debería de decir: El presidente republicano murió en la embajada de México en Francia, y por lo tanto en territorio mexicano”.

Para Murià, este modo de actuar de la diplomacia mexicana debería retomarse: “Es una cosa espantosa: Videgaray, que ‘vino a aprender’: es la beca más cara que se ha pagado, ¿expulsar a un embajador que no ha hecho nada (el de Corea del Norte)? Por Dios. A lo mejor conocer esta historia ayuda un poco: hemos tenido una política exterior mejor”.

Llega acompañado

El prólogo del libro es de Sergio García Ramírez, quien estará en la presentación en Zapopan. Aunque José María Murià no trata el tema familiar en el libro (hijo de exiliados), el prologuista sí recuerda el episodio en que pudo haber cambiado la vida del historiador. Además de García Ramírez, en la presentación habrá comentarios de Myriam Vachez Plagnol y Trino Padilla. Javier Hurtado ejercerá como moderador de la charla.

Asiste

Presentación del libro “De no ser por México”, de José María Murià. El Colegio de Jalisco (5 de Mayo 321, Zapopan) jueves 9 de mayo, 20:15 horas.

Temas