Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 17 de Agosto 2019

Toledo, el artista de las mil máscaras

La visión de este personaje se plasma en el catálogo “Francisco Toledo. Obra 1957-2017”, una pieza única en la historia del arte en México

Por: Sonia Sierra / SUN

Toledo, el artista de las mil máscaras

Toledo, el artista de las mil máscaras

Su inventiva es inagotable; pinta en cuclichas; trabaja todos los días; usa métodos no ortodoxos; es autor de miles de pinturas, gouaches, acuarelas, dibujos, cerámicas, esculturas, fotografías, gráficas, diseños e ilustraciones; es creador de proyectos vivos que involucran cultura, arte, ecología, cine, libros, artesanía. Es el artista vivo de México más reconocido, un creador de su tiempo, contemporáneo y a la vez heredero de tradiciones. Autor de obras insertadas en el entorno natural, en las historias familiar y social, desde lo vivido en Juchitán y Veracruz, hasta Oaxaca e incluso París, a donde llegó en 1960.

De todo esto hablan los investigadores y escritores que escribieron 18 textos para el catálogo “Francisco Toledo. Obra 1957-2017”, una empresa única en la historia del arte en México: única por sus contenidos -dos mil 168 obras multidisciplinarias seleccionadas de siete mil-; única por lo ambicioso del proyecto que tomó más de seis años a un equipo encabezado por Cándida Fernández de Calderón, directora de Fomento Cultural Banamex -editor del catálogo-, con Juan Coronel Rivera como coordinador de investigación, y la participación del propio artista. Y única, por la riqueza del universo artístico de Toledo.

Como una gran retrospectiva, el catálogo es para digerir con tiempo, para volver a él, leer con pausa los ensayos, observar, descifrar el humor, reconocer las historias, las constantes. Como escribe el crítico Jorge Alberto Manrique (fallecido en 2016) Toledo “es un individuo culturalmente híbrido”. Sus obras están pobladas de muertes, zapatos, vacas, cocodrilos, serpientes, iguanas, mujeres con tacones, del héroe Benito Juárez, de maíz, máquinas de coser y hamacas. Todo tiene un por qué. “Los temas de Toledo -apunta Manrique- son muchísimos, y lo más importante, a mi juicio, es que nada le está prohibido”... “¿Dónde en la pintura de Toledo termina la jarra y empieza el pez? ¿Dónde termina el pez y empieza el hombre... La ambivalencia de las cosas, las plantas, los animales y los hombres, su plurivalencia, no procede de un desquiciamiento o de un abuso de la realidad, sino justamente de la proposición que Toledo nos hace de aceptar esa realidad como una unidad continua que se manifiesta de muy diversas maneras, cierto, pero que son esencialmente diferentes entre sí”.

La realización del catálogo

Para la realización se investigó en cuatro galerías mexicanas: Juan Martín, López Quiroga, Arvil y de Arte Mexicano; se visitaron más de 70 colecciones en México, y 30 en el extranjero, y las casas de subastas Sotheby´s, Christie´s, Phillips y López Morton. En el catálogo es muy importante la presencia de arte temprano, poco conocido en México; contiene series, libros, cronología, fotografías hechas por el artista y tomadas a él. Son cuatro volúmenes de más de dos mil 500 páginas, en español o inglés, en versiones rústica y de tela (de $4,000 a $4,700).

Varios autores hablan del mito en su obra, de lo erótico; Alberto Blanco, sin embargo, en su ensayo “El pintor de las mil máscaras”, prefiere hablar sexo, pues considera que “su obra trasuda sexualidad”: “Atiende a un dominio mucho más elemental y mucho más animal que el erotismo. Es una obra que tiene más que ver con los instintos que con las emociones, y poco o nada tiene que ver con los sentimientos”.

Coronel Rivera define a Toledo como un artista universal, de todos los tiempos y de todas las tendencias. Plantea que existe una idea “racista” de Occidente de calificar como “artistas latinoamericanos”, pero, defiende, “a Toledo debemos tutearlo e incorporarlo con todos los autores que le son contemporáneos en desarrollo; medirlo con la misma vara”. Recalca que “ha mantenido una posición, no ha cambiado su forma de plantear su actitud artística, por demás exitosa, con todo y la contraposición marcada por las tendencias plásticas. No es sujeto de una tendencia”.

Entre los autores que aportaron textos académicos a la edición se encuentran también David Huerta; Gonzalo Vélez; Edward J. Sullivan; Francisco Calvo Serraller; Dore Ashton; Luis Carlos Emerich; Guillermo Santos; María Cristina Torales Pacheco; Alfredo López Austin; Rosa Casanova, Jaime Moreno Villarreal y Helga Prignitz-Poda.

Acerca de la participación de Toledo en el proyecto, Coronel Rivera recuerda: “En el momento en que él toma la edición en sus manos, la relee, la acomoda, y está haciendo una nueva obra. Esta es una pieza más de su autoría. Está ejerciendo su labor de autor”.

UN JUEGO PARA APRENDER ZAPOTECO

La asociación civil Amigos del IAGO, que fundó el artista plástico Francisco Toledo, y el Centro Fotográfico “Manuel Álvarez Bravo” crearon un tablero semejante al juego de mesa “Serpientes y escaleras”, a fin de que los usuarios practiquen la numeración en zapoteco del Istmo de Tehuantepec.

El Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) informó que éste se hizo a partir de los dibujos de animales que resultaron del taller “Yagaguie ‘ne maní’ lu didxazá: Plantas y animales en zapoteco”, impartido por José Ángel Santiago y Nelson Guerra en Juchitán de Zaragoza, en 2017.

Indicó que este proyecto fue pensado para el Istmo de Tehuantepec, una de las regiones que conserva un gran porcentaje de hablantes del zapoteco, ya que el material pretende contribuir en la conservación de la lengua indígena.

En un comunicado, detalló que Nelson Guerra y Víctor Cata, quienes han impartido talleres de lecto-escritura del zapoteco, colaboraron en la realización del juego que fue diseñado por Ladxidua Toledo y tiene la intención de difundir y preservar la lengua.

El juego didáctico comenzó a distribuirse, de manera gratuita, durante las últimas semanas en el Istmo y se continuará repartiendo durante los próximos días. Este es uno de los proyectos que realiza la asociación civil fundada por el maestro Francisco Toledo para fortalecer la enseñanza del zapoteco. El tiraje es de 300 ejemplares.

“Serpientes y escaleras” fue realizado por Amigos del IAGO y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo y La Maquinucha Ediciones, como parte del proyecto “Supervivencias”, el cual es beneficiado por el Programa de Apoyo a la Docencia Investigación y Difusión de las Artes (PADID) 2017, que busca crear materiales educativos y didácticos en lenguas indígenas.

Temas

Lee También

Comentarios