Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 13 de Noviembre 2018

Rafael Bejarano, del baile a impartir clases

El bailarín está ante uno de los desafíos más bellos de su vida: convertirse en profesor

Por: El Informador

Rafael Bejarano. Compartirá sus conocimientos, al tiempo que busca crecer a nivel profesional. EL INFORMADOR/ E. Barrera

Rafael Bejarano. Compartirá sus conocimientos, al tiempo que busca crecer a nivel profesional. EL INFORMADOR/ E. Barrera

Cada vez con mayor frecuencia nos llegan las noticias de bailarines tapatíos triunfando en el extranjero. Los hermanos Bejarano Vidal son un ejemplo de ello: Enrique y Rafael, de 15 y 19 años, tienen ya sendos logros en Cuba y Estados Unidos.

En particular, la carrera de Rafael Bejarano ha dado un giro inesperado con la inclusión de la docencia entre sus actividades. Al mismo tiempo que comenzará su segunda temporada en el Washington Ballet, Rafael está por iniciar una nueva etapa en su carrera, ahora como profesor. Luego de que el ciclo pasado recibiera la oportunidad de dar algunas clases, a partir del próximo semestre impartirá dos materias, en los niveles 1 y 2, para niños. Al mismo tiempo seguirá bailando, con esa posibilidad de crecer con el aprendizaje como profesor. Serán entre 15 y 20 los alumnos que estén a su cargo en cada una de las clases.

Bejarano apuntó que no es común que se dé esa situación donde un profesor es al mismo tiempo un joven integrante del ballet. Además, Bejarano es el único mexicano en el cuerpo de dicho ballet.

No olvida sus raíces

A pesar de llevar ya varios años con su residencia en el extranjero, una preocupación de este joven bailarín es regresar a México no sólo para seguir en contacto con su familia, también desea abonar al desarrollo de la danza en el país. En su más reciente visita a Guadalajara, Rafael pudo impartir un pequeño curso en dos días, con Pilar Villasante. Entre sus planes a futuro está continuar con esa dinámica: para el verano de 2019 contempla venir e impartir un curso de más días en busca de que el ballet en México avance con la reciprocidad de quienes tienen la oportunidad de salir.

Desde su punto de vista, una de las problemáticas en el ballet nacional es que la docencia está estancada. Para cambiar esta situación, apuntó, es necesario que vengan profesores de fuera en busca de mejorar la situación, como ya lo hacen bailarines mexicanos de talla internacional como Elisa Carrillo, Fernando Mora o Isaac Hernández, quienes vienen y enseñan sus aprendizajes del rededor del mundo.

Otra actividad en su paso por Guadalajara fue la gala Allegro, donde compartió escenario con su hermano Enrique (quien venía de ganar el Grand Prix de Nueva York en su categoría). Para ambos hermanos (el segundo y el tercero de la familia) el gusto por el ballet se dio en su propio hogar, por la influencia de su hermano mayor, Édgar, quien conoció la disciplina estudiando artes. Para los estándares de exigencia profesional, Édgar llegó “tarde” al ballet, pero logró inculcar en sus hermanos la pasión por la danza hasta el punto de definir sus carreras.

LO BÁSICO
Lo que hizo y lo que hará

Cuando Rafael Bejarano salió del país llevaba cinco años estudiando: llegó a los 15 años a Washington, donde estudió tres años para luego integrarse al cuerpo del ballet. Entre sus planes a futuro está seguir audicionando en otras compañías, con el objetivo de convertirse en primer bailarín.

Temas

Lee También

Comentarios