Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 14 de Agosto 2018

Presentan segunda edición del “Chingonario” corregido y aumentado

El equipo de la revista Algarabía reveló la nueva versión del libro que recoge los usos del popular término

Por: Alan Miguel Valdivia Cornejo

Pilar Montes de Oca (der) definió al 'Chingonario' como un diccionario lúdico, pero no por eso deja de tener el rigor lexicográfico. EL INFORMADOR / A. Valdivia

Pilar Montes de Oca (der) definió al 'Chingonario' como un diccionario lúdico, pero no por eso deja de tener el rigor lexicográfico. EL INFORMADOR / A. Valdivia

La directora de la revista Algarabía, Pilar Montes de Oca, presentó en la Feria Internacional del Libro la segunda edición de su exitoso “Chingonario”, el cual ya se convirtió en "longseller" y registra la gran cantidad de variantes que los mexicanos hemos construido a partir del verbo “chingar”.

”Esta es una versión corregida, aumentada, ilustrada, con horóscopos y canciones”, dijo Pilar. Junto a Fernando Montes de Oca y Victoria García Jolly, explicaron durante la presentación que este es un “diccionario lúdico, pero no por eso deja de tener el rigor lexicográfico que tienen todos los diccionarios, como la definición del término, el orden alfabético, además de decirles si la palabra es un verbo, adverbio o sustantivo, etc.”

Pilar Montes de Oca aclaró al público asistente la etimología del verbo “chingar”, la cual todavía es incierta porque se dice que viene del latín y otros investigadores afirman que viene del náhuatl, ambas hacen referencia a penetrar y, por extensión, a la cópula o al sexo, de ahí que Octavio Paz dijera que “somos hijos de la chingada”, es decir, somos hijos de la malinche, la mujer que se dio y cedió -con c y con s, advirtió Pilar entre risas- al ser violada por los españoles.

“Entonces, cuando te dicen ‘chinga tu ma...’ te están diciendo que seas Edipo”, concluyó Pilar, al tiempo que el público reía nerviosamente.

Victoria García Jolly, directora de arte de Algarabía, comentó: ”el verbo ‘chingar’ ha evolucionado en frases hechas con diversos significados y matices, gracias a la raíz ching-, uno puede obtener un verbo, un sustantivo, un adjetivo o un adverbio para dar con todo tipo de expresiones ‘chingonas’ que hacen que algunos se sonrojen y otros se sonrían entre reproche y disculpa”.

Victoria agregó que el fenómeno que implica el uso de este verbo está asociado con una forma de empoderarse y envalentonarse, por eso no tiene el mismo sabor “mandar a otro a chingar a su ma... que mandarlo a incomodar a su progenitora”, pues uno se siente más pleno y relajado por haber logrado expresar firmemente sus sentimientos; porque, además, no existe un mexicano que no entienda el uso de alguna frase o palabra, es decir nadie se equivoca al “chingar”, sentenció.

Otro de los colaboradores, Fernando Montes de Oca, hizo énfasis en que el “chingonario” es un diccionario de uso, no sólo de consulta, “cada una de las entradas tiene ejemplos y los fabricamos al México actual”. También habló de lo complejo que puede ser para un extranjero entender los múltiples significados que derivan de este vocablo, porque “los mexicanos entendemos perfectamente este código; en cambio, si tú le dices a un sudamericano que algo es una ‘chingadera’ o una ‘chingonería’, no sabrá qué diferencia hay”.

Finalmente, el equipo editorial leyó para el público un poco del contenido que el lector encontrará, como los eufemismos e interjecciones: “¡Ah cómo chilla la niña! ¡A chiflar a tu madre! ¡No la chifles que es cantada”, pero lo que más aplaudió el público fue la lectura de los chingados más famosos de la historia: “¿Quién chingados me tiró esa manzana? Isaac Newton’ ‘¿Cómo chingados no van a entender esto? Albert Einstein’ ‘Chingados hombres que acusáis a la mujer sin razón, Sor Juana Inés de la Cruz’ ‘Por qué chingados traen a un pinche güerito para ser emperador’, Benito Juárez’ ‘¿Por dónde chingados entra tanta agua? Edward Smith, capitán del Titanic”. Y cerró con la interrogante más celebrada por quienes escuchamos durante una hora los más variados usos del verbo “chingar”: “¿Y ahora por quién chingados vamos a votar?: Más de 100 millones de mexicanos cada seis años”.

Temas

Lee También

Comentarios