Martes, 11 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Cultura

Mirar más allá de la caja con ojos de gato

El libro “Gato encerrado” de Pepe Gordon es una metáfora visual que permite que la literatura salte de sus páginas para tocar a sus lectores

Por: El Informador

EL INFORMADOR / G. Gallo

EL INFORMADOR / G. Gallo

El primer paso para ir más allá de lo que contiene la caja —para mirar más allá de lo evidente—, es poner los ojos de gato, para entonces sí, ver lo que nos rodea. Es la invitación que hace el escritor Pepe Gordon con su libro “Gato encerrado”, editado por Sexto Piso, el cual tiene formato pop-up —es tridimensional— y es ilustrado por Sebastián Ilabaca.

“Imaginemos que tenemos ojos de gato y entonces descubrir cuál es el problema que tienen ellos cuando acaban de nacer. Resulta que cuando nacen, todavía no tienen desarrollados los nervios ópticos. Entonces, parafraseando al poeta Antonio Machado, quien decía: ‘se hace camino al andar’, en este caso ‘se hace mirada al mirar’, porque los primeros días de los gatos van a ser críticos para poder terminar las conexiones que les permiten ver el mundo”.

Dos investigadores que ganaron el Premio Nobel, David Hubel y Torsten Wiesel, metieron a unos gatos en unas cajitas en donde los animales solo veían líneas horizontales blancas y negras y al salir de éstas, siempre se tropezaban con las patas de las sillas y de las mesas porque ya no podían ver lo vertical.

“Resulta pues, que los seres humanos también estamos dentro de cajitas, no son las líneas horizontales que ven los gatos en ese experimento, pero sí son las primeras imágenes que nos marcan y después ya no podemos sentir que podemos ver más allá de lo que hemos visto. La clave es que la ciencia hace boquetes o agujeros en las cajas para asomarnos a un mundo de extractos y capas de partículas más finas de la naturaleza, pero también te puedes asomar a los niveles más alejados del cosmos”.

Dice el autor que con la ciencia nos hemos salido de la caja de los sentidos, pero también se hacen agujeros en éstas a través del arte, la literatura y la poesía que nos permiten ver lo que no podemos ver.

“La literatura nos va revelando capas más profundas de lo que se piensa y desea. La literatura nos abre las diferentes capas que nos permiten asomarnos a nuestro interior hasta descubrir en el fondo que el ojo que estamos mirando tiene los mismos sueños y pesadillas que nosotros y entonces salimos de nuestra caja y también con la que estamos viendo a las otras personas”.

Cuando cruzamos nuestros ojos de gato con los de humano, que serían los de la ciencia y la poesía, descubriremos un mundo de posibilidades, refiere el autor. “Es un libro que tiene que ver con las fronteras del cerebro”.

Temas

Lee También