Lunes, 05 de Diciembre 2022

María Izquierdo llega al Museo Cabañas con su obra "Sueño y presentimiento"

La exposición por motivo del Centenario del Muralismo Mexicano comienza este 10 de septiembre y finaliza el el 19 de febrero de 2023

Por: El Informador

La obra de María Izquierdo fue creada en 1947. CORTESÍA

La obra de María Izquierdo fue creada en 1947. CORTESÍA

Como parte de las actividades para celebrar el Centenario del Muralismo Mexicano, el Museo Cabañas inaugurará este 10 de septiembre la exposición “María Izquierdo. Entre sueño y presentimiento”.

La muestra fue estructurada por la curadora invitada Brenda Caro Cocotle, jefa de curaduría del Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México, quien detalla en entrevista para EL INFORMADOR las diversas facetas sociales, culturales, políticas y artísticas que el público conocerá de la pintora jalisciense María Izquierdo, nacida en San Juan de los Lagos en 1902.

Con esta exposición, que permanecerá en el Museo Cabañas hasta el 19 de febrero de 2023, el espectador tendrá la oportunidad de ver personalmente una de las obras más significativas y representativas de María Izquierdo: “Sueño y presentimiento”, que actualmente pertenece a una colección privada y llega a Guadalajara acompañada por 30 documentos de archivo, fotografías y textos que dan testimonio de cómo María Izquierdo luchó por impulsar a las mujeres en el muralismo y ofrecer nuevas perspectivas sobre el desarrollo cultural y artístico de México ante el mundo.

“Es una propuesta curatorial que parte de una premisa atípica. Es partir de una sola obra que es la que le da título a la exposición: ‘Sueño y presentimiento’, obra que realiza María Izquierdo en 1947. A partir de esta obra, ella se toma como eje para poder explorar diversas rutas acerca de la obra y figura de María Izquierdo jugando en el espectro de entre lo público y lo privado”, puntualiza la curadora Brenda Caro Cocotle, doctora en “Museum Studies” por la Universidad de Leicester, al referir la importancia que “Sueño y presentimiento” tiene como un reflejo muy particular del estilo e identidad de la pintora jalisciense.

“Jugamos con las fotografías que se encuentran en el archivo, de las múltiples formas en que fue retratada, porque ella nunca se hizo un retrato fotográfico, pero veremos las distintas maneras de cómo posa frente a la cámara, cómo es captada en diversos momentos más íntimos y públicos, pero también vemos la figura pública de María Izquierdo, tanto como artista como por lo que corresponde a su labor como gestora, crítica de arte, como una mujer que tuvo una posición pública muy fuerte; eso incluye todo su trabajo mural”.

Respecto a la obra “Sueño y presentimiento”, la curadora Brenda Caro Cocotle indicia que este autorretrato de María Izquierdo es muy singular con un “fuerte patetismo por la manera en cómo se representa” ella misma.

 

Una mujer a contracorriente

Al hablar del legado y visión de María Izquierdo es importante recordar las complejidades que enfrentó tanto profesional como personalmente, pues la curadora Brenda Caro Cocotle indica que su condición como mujer le implicó lidiar con limitantes impuestas por las entonces cúpulas artísticas del país que impidieron que la jalisciense lograra realizar un mural en el Palacio de Gobierno, de la Ciudad de México, en 1945, ante la negativa de que las mujeres encabezaran proyectos.

Aunque no hay un documento que expresamente diga que el mural fue cancelado a petición expresa de Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros, la misma María Izquierdo decía que el proyecto había sido cancelado por presiones de ciertos pintores que consideraban que una mujer no tenía la capacidad o que ella no tenía la capacidad de llevar a cabo un proyecto mural de tal envergadura”.

La curadora Brenda Caro Cocotle señala que gracias a múltiples investigaciones sobre el legado de María Izquierdo es que su trabajo se ha revalorizado más ante el propio gremio artístico, la sociedad y el público; resaltando cómo la obra de la jalisciense siempre apostó por tener a la mujer como protagonista en su propuesta pictórica, pero desde una visión lejana a los arquetipos.

“Es el resultado de muchos investigadores, académicos y curadores que decidieron ver el trabajo de María Izquierdo como artista más allá de las vinculaciones que usualmente se le hacen como pareja de Rufino Tamayo. Hubo una revaloración del trabajo de María por el año 2000, cuando su obra es declarada Monumento Artístico, su trabajo artístico se sostiene por sí mismo”.

CT

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones